Publicado el 13/05/2018 - 15:53 Hs.

¿Dónde pasarán su luna de miel el príncipe Harry y Meghan Markle?

Todavía no han desvelado el destino escogido, pero estas son nuestras cinco propuestas

El próximo 19 de mayo tendrá lugar una boda de ensueño, uno de esos enlaces de cuento de hadas donde una plebeya, la actriz Meghan Markle, se casará con su príncipe azul, en este caso el príncipe de Gales Harry. El acontecimiento tendrá lugar en el castillo de Windsor, y como invitados estarán parte de la realeza europea, además de otras caras famosas. 

Desde que se conocieron Harry y Markle han pasado gran parte de su romance viajando por el mundo: Jamaica, África, Australia, Canadá... pero cuál es el destino escogido por la pareja para pasar la luna de miel. De momento no se ha desvelado el lugar en el que pasarán los primeros días como marido y mujer, pero hemos hecho nuestra propia selección con algunos de los posibles lugares.

La belleza salvaje de Namibia, hogar de alguna de las dunas más altas del mundo, es uno de los posibles destinos elegidos. La nación del sur de África ofrece privacidad, aventura, y paisajes de ensueño para pasar una luna de miel de lo más insólito. 

Un experiencia única en un remoto lugar del planeta que cuenta entre sus atractivos con el parque nacional de Etosha, una de las reservas africanas de mayor diversidad animal, la región de Kaokoland, en la que habita la tribu de los himbas y el cañón del río Fish, la mayor garganta fluvial de África con 160 km, entre otras maravillas.

Un paraíso de playas solitarias y aguas cristalinas es nuestra segunda apuesta, la isla de Palawan, en Filipinas, posee los atractivos suficientes para pasar unas vacaciones de ensueño: selva tropical, densos bosques, montañas y playas de arena blanca donde disfrutar de los días al sol y con la máxima tranquilidad. 

No se pueden perder el río subterráneo de Puerto Princesa, las costas del El Nido y paseos en bangka (la embarcación tradicional de filipinas) por el archipiélago de Bacuit lleno de lagunas de agua dulce, playas escondidas y pequeñas calas, un buen lugar donde realizar buceo para descubrir su sorprendente biodiversidad marina.

En 2012, el príncipe Harry viajó a Brasil, concretamente pasó por Sao Paulo y Río de Janeiro, y disfrutó como un niño de sus playas. Hay una península con pueblos pesquero muy tranquilo llamadaGorbernador Celso Ramos en el estado de Santa Catarina, que destaca por sus más de 30 playas, bahías y penínsulas, además de reservas ecológicas donde se ubica un resort de lujo llamado Ponta Dos Gancho. 

Un lujoso hotel romántico con tan solo 25 bungalows que van desde los 80 a los 310 m 2 de superficie. Tiene playa privada, gimnasio, piscina climatizada, restaurante (donde puede comerse sin horarios), spa, senderos ecológicos, se puede pescar, hacer snorkelling, canotaje, buceo... lo que les apetezca.

El príncipe Guillermo y la duquesa de Cambridge escogieron i sla Norte, una isla privada en el océano Índico, como su destino de luna de miel en 2011. Isla Norte, que se encuentra a 30 kilómetros de Mahé, es una de las 115 islas de las Seychelles. Un paraíso de vegetación, fondos marinos de gran riqueza, y maravillosas playas de arena blanca. 

Victoria es la capital de las Seychelles, es la más pequeña del mundo y se puede explorar fácilmente en menos de un día, se encuentra en la isla de Mahé, pero además, en la a isla de Praslin se encuentra la Reserva Natural del Valle de Mai declarada Patrimonio de la Humanidad, y la playa más fotografiada del planeta es la de Source d’Argent, en la isla de La Digue, durante su estancia podrán visitarlas una a una.

La isla de Cempedak está en el archipiélago de Riau, a 26 kilómetros al sur de la isla Nikoi, Indonesia. La privacidad está asegurada, ya que Harry y Meghan tendrían que tomar un ferry de una hora desde la terminal Tanah Merah en Singapur, seguido de un viaje en taxi de una hora y un ferry de media hora para llegar al complejo. 

El resort en la isla privada Cempedak está construido casi en su totalidad con materiales naturales, y ha sido diseñado para integrarse en la rica flora y fauna natural de la isla.

Cuenta con 20 cabañas con piscina privada de agua salada, situadas a primera línea de playa y que quedan ocultas entre la maleza propia de la selva tropical. Se pueden hacer excursiones a las islas vecinas, totalmente deshabitadas, o practicar deportes como kayak o vela. 

Fuente:lavanguardia.es

 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad