Publicado el 10/05/2018 - 07:00 Hs.

Los vecinos de Pergamino siguen expuestos a los efectos contaminantes del glifosato

Pasan los meses, los años, y el intendente Javier Martínez sigue haciendo oídos sordos a la problemática de la contaminación en el partido de Pergamino, poniendo en riesgo la salud de la población.

A pesar de que está científicamente comprobado que los agroquímicos utilizados en los cultivos transgénicos producen un grave impacto en el ambiente y en los habitantes no sólo de zonas rurales, sino en general, la inacción del Estado local está a la orden del día.

Hace más de dos años, investigadores de las Facultades de Agronomía y de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con el financiamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, realizaron un estudio que reveló datos concretos con respecto a esta problemática y los pusieron a disposición de la administración local.

Aunque uno de los objetivos principales de la investigación fue obtener “una perspectiva que contribuya a la toma de decisiones para proteger la salud y el ambiente, a partir de la aplicación de buenas prácticas agrícolas para lograr que los productos alimentarios no afecten la salud ni la seguridad alimentaria de la población”, nada se sabe con respecto a la gestión municipal en pos de solucionar la situación.

Cabe recordar que muestras tomadas en aguas superficiales y subterráneas de la zona agrícola del partido, desde la confluencia del Botija y el arroyo Pergamino hasta el puente de la ruta nacional Nº 8, como así también las obtenidas de zonas rurales ubicadas más al norte, evidenciaron la presencia de glifosato. También en el agua en red, aunque en niveles más bajos.

Asimismo, este estudio puso al descubierto el escaso uso de elementos de protección en la aplicación de fitosanitarios, a lo que se suma la falta de capacitación de los empleados municipales que realizan fumigaciones, con las consecuencias que eso implica.

Si bien prevalecen los síntomas respiratorios entre las repercusiones sobre la salud de la población, también se registraron evidencias de signos asociados a la sumatoria de exposiciones al contaminante, incluso en la sangre.

Mientras al intendente de Pergamino mira para otro lado, el glifosato sigue contaminando sus aguas, dejando secuelas en la salud de los vecinos.

http://www.ramallociudad.com.ar/

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad