Publicado el 28/04/2018 - 08:25 Hs.

Un hotel de lujo de 154 metros de altura despuntará en el corazón de La Habana

El cinco estrellas estará cerca del icónico Habana LibreEl proyecto subraya el propósito de Cuba de atraer turismo exclusivo

Un hotel cinco estrellas con 154 metros de altura se levantará en el corazón de La Habana, según ha anunciado la prensa oficialista cubana. Será la torre más alta de Cuba, 33 metros más que la actual cota arquitectónica más elevada del país, el edificio Focsa (1956).

El proyecto subraya el propósito de Cuba de atraer turismo de élite. La isla acaba de cambiar de presidente y un reto del nuevo mandatario, Miguel Díaz-Canel, es mejorar la muy deficiente infraestructura hotelera del país caribeño para poder exprimir su potencial turístico.

Se prevé que la construcción de este pequeño rascacielos comience a finales de este año y que esté terminada en 2022, con 42 plantas y 565 habitaciones. Estará emplazado en el elegante barrio del Vedado, junto al icónico hotel Habana Libre –en el epicentro de La Habana–.

La envergadura del edificio en un punto urbano tan nuclear y en un contorno en su mayoría de vivienda baja o mediana, mucha de gran solera arquitectónica, a buen seguro generará debate entre arquitectos y urbanistas sobre la idoneidad de sus proporciones.

El hotel "contará con capital cien por ciento cubano", apunta la prensa cubana. Aún no se sabe si en la obra participarán empresas extranjeras ni qué estudio de arquitectura lo hará. Se ha publicado un boceto de un edificio moderno, acristalado y estrecho para aprovechar el limitado suelo de la zona. A su lado, los 70 metros del Habana Libre (1958, Hilton antes de la revolución) se verán chicos. Enfrente quedará la heladería Coppelia (1966), un original edificio circular construido en 1966.

El modelo cinco estrellas

En junio pasado se inauguró el Gran Hotel Manzana, un cinco estrellas para el que se rehabilitó el primer gran centro comercial edificado en La Habana Vieja hace un siglo. El Manzana es propiedad del Estado cubano, fue recuperado por la constructora francesa Bouyges y lo administra la hotelera suiza Kempinski. Otros hoteles en desarrollo en La Habana Vieja son el Prado y Malecón, con la cadena francesa Accor, y el Packard, con la española Iberostar y Rafael Moneo de arquitecto.

Según la prensa cubana, en otras zonas de la capital ya se han identificado solares para otros nuevos desarrollos de hoteles de cinco estrellas que sumarían en 2025 otras 7.500 habitaciones de élite. En distintas partes de la isla, además, se prevé crear nuevas infraestructuras para el ocio de máximo nivel económico como marinas, parques temáticos y campos de golf.

Fuente:elpais-es

 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de sus autores.
Norte Bonaerense se reserva el derecho de administrarlos.

Publicado en

Localidad