domingo, septiembre 26, 2021
13.9 C
San Pedro

ARECO CAMBIOS Mitre 859 - 3329599080 | Dólar: $ S/C | $ S/C - Euro: $ S/C | $ S/C

Los tesoros que se perderán si no atajamos la crisis climática que urge el G20 cultural

Tenés que leer..

«Proteger el patrimonio de la humanidad equivale a proteger la humanidad misma, la historia, el arte, la belleza. Por eso, cuando un museo por ejemplo es amenazado, todos nos sentimos heridos, pues formamos parte de la misma familia humana», ha señalado el ministro anfitrión, Dario Franceschini.

Durante la apertura del G20 de los ministros de cultura, el primer ministro italiano, Mario Draghi ha apuntado: «Debemos actuar inmediatamente porque las generaciones del mañana puedan disfrutar de los tesoros que admiramos en la actualidad»

En Italia «más de diez sitios Patrimonio de la Humanidad están en peligro por el aumento del nivel del mar» y la amenaza de las inundaciones pone en riesgo entre el 15 y el 20 % de los bienes culturales del país, el segundo con más sitios inscritos en la Unesco.

Euronews hace un viaje por todo ese Patrimonio Mundial que desaparecerá si el mundo no ataja la crisis climática. También veremos cómo están luchando todos estos sitios contra la amenaza del cambio climático. 

¿Cuáles son los tesoros que se encuentran en peligro por la crisis climática?

La lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en Peligro incluye 52 sitios, pero son por diferentes causas. Aquí destacamos algunos que está amenazados especialmente por la crisis climática: 

  • Venecia

Empezamos nuestro viaje en Italia donde precisamente se desarrolla estos días la cumbre del G20 cultural. Partimos de la ciudad de los canales, Venecia. Es el claro ejemplo de cómo el cambio climático puede acabar con una de las joyas de la humanidad. En este caso la localidad italiana está amenazada por el aumento del nivel de mar. El turismo masivo y los cruceros han erosionado la laguna en los últimos 60 años. 

Las inundaciones cada vez más frecuentes están incrementando la erosión de sus edificios. Un proyecto faraónico que supone la creación de una enorme barrera, el sistema MOSE, trata de rescatar a esta ciudad antes de que termine sumergida. Su coste asciende a más de 6000 millones de euros.

Pero el nivel del mar sigue aumentando por el deshielo de los glaciares y algunas proyecciones apuntan que antes de 2100 la ciudad acabará hundida. Esto ha hecho que más de 100.000 venecianos hayan abandonado la ciudad desde 1950.

  • Isla de Pascua

Es uno de los museos al aire libre más grandes del mundo cuyo legado está en peligro. El mar que rodea a la Isla de Pascua en Chile es el principal enemigo de sus estatuas. Las olas chocan tan fuerte contra la isla que cualquiera diría que están en contra de Rapa Nui.

Los moais que provienen de la cultura de culto a los ancestros están en peligro. Es uno de los testimonios culturales más increibles del mundo y parece que el cambio climático aquí es imparable. Las estructuras se siguen derrumbando.

Las figuras datan todas ellas entre los años 1250 y 1500 d.C. Se espera que las figuras sufran daños cada vez mayores. Cuatro de los lugares más importantes para el turismo -Tongariki, Hanga Roa, Tahai y Anakena- han sido identificados recientemente como los más amenazados por los daños de las olas.

La arena rosada ha ido desapareciendo y cada vez hay más rocas. Además, miles de trozos de plástico aparecen en la isla. Con una población residente de aproximadamente 5.000 personas, la economía local depende del turismo y unos 60.000 turistas visitan la isla cada año.

  • Stonehenge

Según la Unesco, Stonehenge puede ser sensible a un clima cada vez más extremo que incluya tormentas e inundaciones. El conjunto de Stonehenge se cuentan entre los restos más notables de la Edad de Piedra en todo el mundo. Se trata del círculo de piedra más sofisticado del planeta desde el punto de vista arquitectónico. Los yacimientos tienen 5.000 años de antigüedad y son el asentamiento neolítico mejor conservado del norte de Europa.

En la mayor parte del Reino Unido, los veranos son cada vez más calurosos y secos y los inviernos mucho más cálidos y húmedos. Hay una mayor cantidad de precipitaciones, y el nivel del mar está aumentando a en la costa del Reino Unido. 

Lo más preocupante para Stonehenge es el aumento de las cantidades de lluvia, el incremento de los eventos de lluvia extrema y el empeoramiento de las inundaciones. Las inundaciones repentinas pueden provocar daños por el hundimiento de los barrancos y se espera que las condiciones más húmedas aumenten el impacto de los visitantes que caminan por el sitio. 

A treinta kilómetros de distancia, las lluvias extremas provocaron recientemente el desbordamiento del río Kennet y causaron inundaciones tanto en Avebury como en Silbury Hill.

  • Chan Chan

Chan Chan es la antigua capital del reino chimú, tiene 14 kilómetros cuadrados de extensión y se encuentra en Perú. Fue la ciudad más grande de arquitectura de adobe de la América precolombina. Llegó a albergar a 40.000 habitantes hasta su declive en el siglo XV. Desde que fue declarada Patrimonio Mundial en 1986 más de 100 000 turistas visitan cada año a este lugar.

Debido a su fragilidad las ruinas de Chan Chan son muy vulnerables a los fenómenos meteorológicos extremos que tengan que ver con el aumento de las precipitaciones, ya que se deteriora la arquitectura de adobe, y el incremento del nivel freático en la zona. 

En febrero de 2010, por ejemplo, las lluvias torrenciales arrasaron las costas peruanas y varios relieves de quinientos años de antigüedad se vieron afectados. Además, las infraestructuras acusan problemas relacionados con proyectos urbanísticos inadecuados y saqueos.

Perú ha tratado de atajar el problema instalando cubiertas protectoras en los techos o evitando que los antiguos sistemas de drenaje no se encuentran obstruidos por desechos. También, se han instalado estaciones de observación meteorológica por toda la zona.

  • Bagerhat

Con una extensión de más de 50 kilómetros cuadrados y 360 edificios la ciudad fue incluida como Patrimonio Mundial en 1985. Es uno de los lugares culto más relevantes de Bangladés. dentro alberga mezquitas, puentes, carreteras, mausoleos… Sin embardo el aumento del nivel del agua ha ocasionado que aumente también la salinidad del suelo.

La falta de agua potable también afecta a las comunidades vulnerables de las islas y zonas costeras de Bangladés. Mediante un proceso de eflorescencia se desplazan las sales a la superficie de los materiales porosos y se forma una capa. La sal puede dilatarse entre las estructuras La impresión general es que se ha producido un aumento de la eflorescencia en Bagerhat, pero la índole exacta de esta dinámica no está bien documentada y erosionarlas con el tiempo.

Bangladés ha tratado de paliar los efectos con medidas económicas aplicando el Plan Nacional de Adaptación, la creación de fondos fiduciarios destinados al cambio climático y la puesta en práctica de innovadoras estrategias comunitarias para la adaptación. 

Aún continúa investigando cuales son las causas que están deteriorando sus monumentos para comprender mejor cómo el cambio climático puede empeorar aún más la erosión. 

  • Antiguo ksurs de Uadane, Mauritania

Las ciudades caravaneras medievales del desierto de Mauritania fueron importantes centros comerciales y culturales durante más de siete siglos. Los ksurs de Mauritania, antaño centros de la cultura nómada e islámica del norte de África, están ahora amenazados por el avance del Sáhara. Las calles y los patios de Chinguetti, conocida por sus antiguas bibliotecas de libros y manuscritos islámicos, se están inundando de arena a medida que las dunas se adentran en la ciudad. 

El calor extremo y las intensas tormentas de lluvia amenazan la arquitectura de tierra y empeoran los problemas de erosión del suelo. La desertificación en la región africana del Sahel agrava el problema, y sus causas son complejas, incluyendo problemas de uso de la tierra como el sobrepastoreo o la deforestación. 

La prolongación de las sequías y el aumento de las precipitaciones extremas se suman a los conflictos por los recursos.

  • La Estatua de la libertad

Se encuentra en la isla de la Libertad, a la entrada del puerto de Nueva York, y ha dado la bienvenida a millones de inmigrantes y turistas de todo el mundo. 

El sitio del Patrimonio Mundial corre en realidad un riesgo considerable de sufrir algunos de los efectos del cambio climático, especialmente el aumento del nivel del mar, la mayor intensidad de las tormentas y las marejadas. En octubre de 2012, las aguas del huracán Sandy inundaron el 75% de la isla de la Libertad y, aunque la estatua y su pedestal no sufrieron daños ni se inundaron, se produjeron grandes daños en las instalaciones e infraestructuras.

El huracán Sandy cerró la isla de la Libertad durante nueve meses, dañando o destruyendo gravemente gran parte de las infraestructuras de la isla, incluidos los sistemas de electricidad, agua, alcantarillado, seguridad y teléfono.

Un análisis de vulnerabilidad realizado en 2015 por el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos sobre sus propiedades costeras concluyó que el 100% de los bienes del Monumento Nacional de la Libertad corren un riesgo de «alta exposición» a la subida del nivel del mar debido a la bajísima elevación de la isla y a su vulnerabilidad a las tormentas.

Cartagena de Indias

La ciudad portuaria colombiana siempre ha sido un importante centro comercial de la zona y en los últimos años ha experimentado un importante incremento del turismo. Sin embargo, la rápida subida del nivel del mar y las inundaciones costeras están poniendo en peligro su desarrollo.

Debido a su situación, cerca de la costa, es una de las ciudades costeras del Caribe más vulnerables a la subida del nivel del mar. Entre 1993 y 2010, el nivel del mar aumento 2,5 milímetros por año lo que coincide con las tendencias mundiales. Sin embargo, en Cartagena el aumento ha sido más del doble del promedio del Caribe debido a factores como el hundimiento de la tierra, probablemente causado por la extensa urbanización. Esto ha supuesto que el promedio de aumento del nivel de agua sea de 5,3 milímetros al año durante el mismo tiempo de estudio según la Unesco en su informe de 2014. 

Además, la intensidad de las tormentas y los sistemas inadecuados de drenaje urbano y de aguas pluviales amplifican los riesgos derivados del cambio climático.

Los modelos climáticos sugieren que un aumento de la temperatura de 2°C provocaría un nuevo incremento del nivel del mar de hasta 60 centímetros para 2040. Las consecuencias serían para el 25% de las propiedades residenciales de la ciudad que se verían afectadas por las inundaciones cuando hubiera marea alta.

Fuentes adicionales • EFE

Fuente:euronews.com

Últimas noticias

Campana: abuelo mató de un escopetazo a un joven de 23 años

En lo que se presume fue una riña entre vecinos, ocurrida en el barrio Las Campanas, un hombre de...

Más noticias como esta