jueves, septiembre 23, 2021
19.6 C
San Pedro

ARECO CAMBIOS Mitre 859 - 3329599080 | Dólar: $ S/C | $ S/C - Euro: $ S/C | $ S/C

Monzó en Pergamino: «Nuestra gran propuesta es terminar con la polarización»

Tenés que leer..

El dirigente peronista que sumó su espacio al de Facundo Manes pasó por Pergamino para respaldar a sus candidatos. «Celebro que se estén llevando a cabo las Paso, porque oxigenan, producen una mejora en la calidad de los dirigentes», resaltó. Hizo autocrítica del Gobierno de Cambiemos y fustigó al actual de Alberto Fernández: «Es un desgobierno», dijo.
La figura de Emilio Monzó, y lo que representa su espacio, le aporta peronismo a la imagen del radical Facundo Manes en la carrera por la primacía en la interna de Juntos en la Provincia de Buenos Aires. Con Danya Tavela en el medio de ambos se compone en trío que encabeza la lista que desafía al PRO que lideran Diego Santilli y Graciela Ocaña.

Monzó, junto a Elisa Carrió y Mauricio Macri fueron las principales patas que formaron Cambiemos para derrotar al kirchnerismo en 2015. Hoy, siempre dentro del mismo frente, el expresidente de la Cámara de Diputados encara esta etapa junto al neurocientífico oriundo de la vecina Salto.

El viernes estuvo en Pergamino para respaldar a sus candidatos locales y seccionales. Lo acompañaron Marcelo Pacífico, que es el referente seccional del espacio, Ezequiel Saccani, precandidato a diputado provincial y Mariana De Sautu y Gisela Cerminara, precandidatas a concejales.

En diálogo con LA OPINION Monzó dejó claras definiciones sobre diferentes temas, vinculados a las Paso, lo que cree que necesita el país para salir adelante, a la vez que hizo autocrítica sobre el Gobierno de Cambiemos y fuestió el «desgobierno» de Alberto Fernández.

«Estoy feliz de estar en Pergamino nuevamente, hacía un tiempo que no venía por aquí pero tengo muy marcada la última vez, que fue en diciembre de 2015,en lo que fue el primer acto del nuevo Gobierno, cuando vinimos a anunciar desde esta ciudad la baja de las retenciones. También tengo otros recuerdos, bastantes duros, como cuando era ministro de Agricultura y nos tocó la (Resolución) 125, por lo que tuvimos mucho diálogo con los productores en esta región.

-¿Qué significado le da a que la principal fuerza de la oposición defina candidatos en las Paso?

-Celebro que se estén llevando a cabo las Paso, porque oxigenan, producen una mejora en la calidad de los dirigentes políticos porque se trata de una competencia y, como se sabe, las competencias obligan a tener mejores performances, por lo tanto nos exige buscar dirigentes políticos nuevos, como pasa en Pergamino con Mariana De Sautu o el candidato de la otra lista de Juntos (por Ignacio Maiztegui), que son vecinos reconocidos y prestigiosos en Pergamino y son invitados a participar en la lista. Y lo mismo pasa con Facundo Manes, que es alguien que tenía un prestigio ganado en la sociedad y hoy lo aporta a este espacio. Así que bienvenida la interna, porque va a mejorar mucho a nuestro espacio Juntos de cara a las elecciones de noviembre.

-¿Qué se aportan mutuamente entre usted y Manes?

-Lo que aportamos ambos conceptualmente es fortaleza a cierta rebeldía federal. Hay algo que se está discutiendo que es el poder central, que funciona con un sistema que hay que cambiar, y esa pelea también hay que darla desde el sistema electoral con la representación de la Provincia de Buenos Aires en el Congreso de la Nación. Los bonaerenses tenemos 70 diputados nacionales, pero creo que nadie puede nombrar a diez de corrido, porque no conocemos quiénes son si es que no los leemos, entonces algo en el sistema está fallando. Argentina desde 1862 cuando se unió la Provincia de Buenos Aires, es un país federal, pero lo es para el resto de las provincias, porque la nuestra es la única que ha quedado unitaria. La Provincia de Buenos Aires está intervenida desde su fundación, siempre está conducida desde el Gobierno nacional, sus diputados nacionales casi todos tienen como mérito militar en el Instituto Patria o algún instituto nuestro en la Capital Federal, son diputados nacionales que no responden al territorio y eso tiene como consecuencia que la Provincia aporte más del 30 por ciento al tesoro nacional y nos devuelvan el 20. Y lo que resta lo compensan con transferencias directas y discrecionales, y eso lo que hace es coartar la independencia de los dirigentes políticos porque cada transferencia de recursos va a estar de acuerdo al gobernante de turno, y así vive presa la Provincia de Buenos Aires. Por eso hay que hacer un cambio de sistema, tenemos que votar con boleta única y tenemos que conocer a nuestros dirigentes políticos.

En este espacio se da esta incipiente rebeldía federal y ese es el principal común denominador que tengo con Facundo Manes. Queremos que los dirigentes políticos se elijan desde el territorio y no desde las súper estructuras.

-Hay un clamor de mucha gente que se queja porque desde los dirigentes se escuchan pases de facturas con sus rivales pero casi que no hay propuestas. ¿Qué proponen ustedes?

-Las propuestas tal como las conocemos terminan trilladas. Vengo escuchando propuestas desde que hago política y casi siempre son las mismas. El tema es que debemos observar quiénes están capacitados para llevarlas adelante. Yo podría decir ahora que nuestras propuestas son bajar las retenciones, bajar la pobreza, reducir la inflación, integrar geopolíticamente a la Argentina y no estar detrás de Venezuela, China y Rusia, pero me dirán que estamos en campaña.

Nuestra gran propuesta es terminar con la polarización, es ponerle fin a la agresión con el otro, es ir hacia el centro, dialogar, ceder en los pensamientos e ir buscando políticas públicas para transformar la sociedad. Si seguimos haciendo este negocio político de tacticismo absoluto, los dirigentes llegan con decenas de promesas, después tienen impotencia a la hora de gobernar y se dedican a hacer política durante los cuatro años de gestión buscando más cohesionar su fuerza política que transformar la realidad de la sociedad.

En toda mi carrera política vengo predicando el diálogo, el acuerdo político y me ha dado resultados. En tal sentido, reitero que debe haber un gran acuerdo en Argentina para que todas las propuestas que hay arriba de la mesa puedan ser llevadas a cabo. El camino es terminar con la polarización improductiva, porque hace 20 años que venimos discutiendo absurdamente de manera antagónica con buenos resultados en términos electorales, pero a la hora de gobernar no hacemos nada.

-¿En sus cuatro años como presidente de la Cámara de Diputados se pudo avanzar en este tipo de acuerdos?

-El problema que tuvimos fue no ir a fondo con los temas que hay que transformar en la Argentina. Apostamos al gradualismo y tendríamos que haber ido a un shock rápido de reformas estructurales, para lo cual teníamos a todo el peronismo republicano para votar las leyes que el Gobierno de Mauricio Macri necesitaba. Había un sector muy importante de legisladores que se referenciaba con los gobernadores, por fuera del kirchnerismo, con los que podríamos haber avanzado en reformas estructurales de fondo y no aprovechamos esa oportunidad. Esperemos que en 2023 volvamos a tener la oportunidad de gobernar y hacer esas reformas que tanta necesidad tiene la Argentina.

-¿Cree que el kirchnerismo tiene dirigentes capaces de establecer acuerdos de este tipo?

-El kirchnerismo no. Y es más, yo creía que con Alberto Fernández, Sergio Massa más los gobernadores y algunos intendentes del Conurbano volvíamos a recuperar un peronismo más del centro, pero la historia de casi dos años que llevamos nos indica todo lo contrario, así que no veo que de acá al 2023 ello vaya a ocurrir.

  • Hace décadas era impensado que peronistas y radicales confluyeran en un mismo espacio…

-Han cambiado los tiempos, es cierto. Yo trabajo desde 2011 con el radicalismo y juntos hemos logrado el acuerdo político para ganar en 2015. Lamentablemente esa amplitud se terminó cuando asumimos el Gobierno pero seguimos con esta misma concepción.

Lo concreto es que los peronistas y los radicales siempre estuvimos parados en el centro y los que están en los extremos son el PRO por un lado y La Cámpora y el kirchnerismo por otro. Nosotros seguimos siendo personas de diálogo, que entendemos que con acuerdos políticos se puede sacar adelante el país y continuamos parados en el mismo lugar, los que mutaron fueron otros.

-Le pedimos, por último, una definición sintética del Gobierno de Mauricio Macri y su visión de la actual gestión de Alberto Fernández.El Gobierno de Macri tuvo la oportunidad de generar un acuerdo amplio e ir por las reformas estructurales de la Argentina. Pero fue un Gobierno con orden, con disciplina, con reuniones de gabinete, con estrategias. En cambio el Gobierno actual es de desorden, que en un momento tan complicado como este de pandemia donde reina la incertidumbre, lo único que hace es agigantar esa sensación. Concretamente estamos en un desgobierno.

Últimas noticias

Un vecino de Escobar murió atropellado cuando cruzaba a pie la Panamericana

Un trágico accidente ocurrió este martes a la noche sobre la autopista Panamericana, a la altura del kilómetro 47,500,...

Más noticias como esta