sábado, diciembre 4, 2021
19.5 C
San Pedro

ARECO CAMBIOS Mitre 859 - 3329599080 | Dólar: $ S/C | $ S/C - Euro: $ S/C | $ S/C

El circo y el rock

Tenés que leer..

Por Ernesto Edwards / Filósofo y periodista @FILOROCKER

Los payasos, y el concepto circense que representan, también han sido tema para el rock

Este 5 de noviembre se celebra el Día Internacional del Payaso, y es un buen momento para evocarlos en su relación con la historia circense y cómo han sido abordados desde el rock, tanto en el orden internacional como en nuestro idioma.

Recordemos que el circo, tradicionalmente, fue un espectáculo de ribetes artísticos, con numerosos especialistas en destrezas varias, que incluía a equilibristas, acróbatas, magos, malabaristas, mimos, trapecistas y, como una de sus atracciones principales, a los payasos. Algunas de esas actividades ya se registraban en el lejano Oriente y llegaron a Grecia, Roma y Egipto. 

En el período del Renacimiento también tuvieron su merecido espacio. Digamos también que durante mucho tiempo sus shows incluían números con distintos animales, que aunque parecía ser una expresión que agradaba y simpatizaba a todo el mundo, con los años se concluyó en que el adiestramiento por parte de sus domadores, y la vida que les dispensaban, conllevaban un trato con cierta innegable crueldad, por lo que fueron mayoritariamente eliminados. 

Agreguemos que sumado a todo, el fenómeno circense, que habitualmente se realiza en el interior de enormes carpas, es marcadamente itinerante, con lo cual el permanente traslado de pueblo en pueblo de sus elencos a veces les hace sus vidas penosas. Afortunadamente también dejó de ofrecerse como parte del show a seres humanos considerados fenómenos por alguna deformación corporal, como el caso del “Hombre elefante”, o la “mujer barbuda”, o aberraciones similares exhibidas y comercializadas por decisión de empresarios inescrupulosos.

También es cierto que si hablamos de payasos, seguramente pensaremos en ese clisé de sus supuestas permanentes tristezas ocultas tras las muecas de aparentes sonrisas. Y no menos clásico es imaginarlos como los bufones de las cortes reales, ocupados en divertir al monarca de turno, convirtiéndose en sus objetos de burlas y maltratos.

Veamos ahora cómo se ocupó del tema el rock en español. Litto Nebbia, a través de Los Gatos, con “Los payasos no saben reír” confirma la concepción generalizada sobre el tema: “Ayer en una función, un payaso me hizo reír. Yo era feliz. Él no era feliz. Los payasos no saben reír. Cuando menos lo esperé, una lágrima dejó caer. Dime, payaso, dime por qué, los payasos no saben reír”.

Charly García con “Instituciones”, a través de Sui Generis, expresa su metáfora social: “Yo miro por el día que vendrá. Hermoso como un sol en la ciudad. Y si me escuchas bien, creo que entenderás por qué yo esperé en vano que me dieras tu mano. De mis huesos la humanidad debes salvar. Los magos, los acróbatas, los clowns, mueven los hilos con habilidad. Pero no es el terror a la soledad lo que hace a los payasos, uno rojo otro blanco, y a los viejos romper la voz para cantar”. El mismo Charly, ya como solista, escribe “Canción de 2 x 3” para confesar: “No tengo nada que hacer. No tengo nada que dar. No encuentro la gracia en mi manera de hablar. No quiero volver nunca más. Todos podemos perder, todos podemos ganar. Entre las sogas del circo y las trincheras del mal, yo quiero olvidarme de hablar.


Con “La mujer barbuda” Miguel Abuelo compone una canción que hoy sería puesta bajo observación, aún con su apariencia de festiva y divertida: “Elefantes, payasos y bailarinas, domadores, camellos, focas polares,la barbuda, y que nos les quepa duda, ella sola es la que suda para ver al circo andar. Señorea y se menea la barbuda, no haya duda que en el circo es la que yuga. Fue la novia de un enano muy discreto, que por ser tan fiel y escueto corneó con un bengalí. Corajuda y buena moza la barbuda siempre olvida que en el circo es la que suda. Baila y canta y orgullosa de ser viuda, circo, arena y la barbuda, ya te van a hacer gozar”.

La otrora controvertida y escandalosa letra de “Loco”, de Andrés Calamaro, pone en situación a alguien que enfrenta su angustia existencial: “Voy a salir a caminar solito. Sentarme en un parque a fumar un porrito. Y mirar a las palomas comer el pan que la gente les tira. Y reprimir el instinto asesino delante de un mimo, de un clown. Hoy estoy down violento, down radical. Pero tengo aprendido el papel principal. Yo soy un loco que se dio cuenta que el tiempo es muy poco”. Calamaro posiblemente hoy estaría muy a gusto por las calles neoyorkinas, donde a toda hora muchos transeúntes se muestran quemando exagerados charutos. 

“Payaso”, de Fabiana Cantilo, expresa: “Yo no soy tu deseo ni tu proyección. Quiero estar a salvo de mi confusión. Estoy muy cansada de querer gustar. Soy mi propio invento más allá de vos. No tengamos miedo del odio. No todos te van a mirar. Me cansé de ser un payaso de tu colección”.

Los de Cielo Razzo, con “El bobo y el payaso”, se preguntan: “Un espejismo a la vez, vamos despacio. ¿Qué bobo no arruga con el payaso?” En “El payaso maldito” los Decadentes cuentan una historia compatible con las películas de género: “Fui temblando hacia la puerta, y encontré un paquetito. Y ahí estaba: el payaso maldito. Me miraba muy contento, torturándome por dentro. Algo extraño sucedía. Sorpresitas ya vendrían. Divertido no sería…”

Desde Méjico, los Molotov cantan “Payaso”: “Es verdad, soy un payaso. ¿Pero qué le voy a hacer? Uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser”. Y en “Circo”, Maldita Vecindad anuncia “Difícil es caminar en un extraño lugar, en donde el hambre se ve. Como un gran circo en acción. En las calles no hay telón. Así que puedes mirar como rico espectador”.

Desde España, Extremoduro graba “So payaso”, y es una canción de amor: “So payaso, y me tiemblan los pies a su lado. Fito Cabrales, desde los Fitipaldis, cambia el tono y se hace crítica política: “¿Quién necesita un rey teniendo aquí un bufón?”


Merece mencionarse el espectáculo musical, circense y televisivo “Rock and Roll Circus”, que incluyó en los 60 a los Rolling Stones como anfitriones y The Beatles y The Who, entre otros grandes invitados de la época. También, incluirse en este improvisado repertorio temático, ahora en inglés, a “Clown” (Korn), “Tears of a clown” (Iron Maiden), “Death of a clown” (The Kinks) y “November has come (Gorillaz). Además, recordar que a la hora de dos de sus grandes giras, el Circ du Solei tuvo como eje de sus espectáculos, en diferentes momentos, a The Beatles y a Gustavo Cerati.


El circo siempre será tema de conversación. Hasta cuando pensamos, y lo decimos, que tal situación no es más que un circo. Algo a lo que la realidad nos viene acostumbrando. Y que si está atento, será motivo para que un rocker lo escriba.

Últimas noticias

El Dr. Pablo Piquioni asumirá como nuevo Secretario de Salud de la Municipalidad de San Pedro

La Municipalidad de San Pedro informa que en los próximos días asumirá formalmente como nuevo Secretario de Salud de...

Más noticias como esta