miércoles, julio 6, 2022
13.9 C
San Pedro

De General Alvear a recorrer todo Argentina a caballo: la hazaña de Marcos Villamil para unir al país

Tenés que leer..

Marcos Villamil, el ingeniero agrónomo de 29 años que protagoniza desde hace unas horas una de las principales noticias de los medios más distinguidos en el país, marcó como punto de partida a su travesía al Paraje El Chumbeado, en el partido de General Alvear, provincia de Buenos Aires.

Para ser más exactos, fue desde una propiedad familiar donde se despidió el 7 de septiembre de 2020 para seguir -¿o empezar?- un camino en solitario aunque junto con sus tres fieles caballos: Mara, Wayra y Tordo. De seguro aquella escena no fue ni un poco parecida al recibimiento que la Sociedad Rural le dio el pasado domingo en la pista central del predio.

«Gracias por hermanar al país!» expresó en su cuenta de Twitter la asociación civil patronal fundada en 1866 con motivo de homenaje a lo que sería su recibimiento. En esta última ocasión, la propuesta contempló un festejo a todo trapo: la convocatoria a familiares, amigos y público en general estuvo pautada para las 10 de la mañana, una vez que Marcos ya hubiera ingresado a la ciudad de Buenos Aires y recorrido el Obelisco como postal indiscutible del cierre de su ambicioso viaje.

La congregación no era para menos ya que las redes sociales que le permitieron conectarse con sus seres más queridos también le sirvieron para ir haciendo amigos virtuales y ganando seguidores que fueron copándose cada una de sus rutas por las diferentes provincias argentinas.

Así, Marcos comenzó a hacer desde la cuenta de Instagram @abrazarte.argentina, una especie de diario de viaje y bitácora acerca de todo lo que iba viviendo en sus jornadas y, por sobre todo, la hospitalidad y cariño de la gente que se iba cruzando en el camino quienes, además de reconocerlo, ofrecían su ayuda en todo momento para hacer de su experiencia el mejor de los recuerdos.

Según ha indicado a través de sus redes, está a unos seis días de su última montada a caballo en el marco de algo a lo que él mismo describió ya en varias oportunidades como el sueño de su vida. Si bien su paso por Buenos Aires resultó en una despedida simbólica de esta hazaña, el verdadero cierre se materializará cuando realice el último tramo que lo llevará de regreso hasta General Alvear, más precisamente al campo de su familia: «General Alvear es la tierra donde mi bisabuelo Evaristo Ortiz vino hace más de 100 años desde España a laburar, donde se puso su ramos generales y fue creciendo hasta comprar el campo El Centinela, razón de mi vínculo con el campo«, cuenta en diálogo con INFOCIELO.

«Para mí llegar a General Alvear, con todo lo que significa eso va a ser espectacular, encontrar a la gente que me fue viendo crecer en mi vínculo con los caballos y llegar a El Centinela que es mi segunda casa, o mi casa te diría a esta altura del partido. En cuanto al recibimiento, va a ser un asado muy lindo en El Centinela entre la familia, amigos y toda la gente que me recibió en la huella que también va a estar invitada«, agrega Marcos.

Tuve la oportunidad de charlar con él en abril, cuando llevaba efectuado casi la mitad del recorrido que tenía planeado. Reconozco indudablemente que siempre se mostró y muestra por demás satisfecho y contento de la experiencia que estaba viviendo y, en aquel entonces, hasta expresó la importancia de, por fin, haber puesto en marcha lo que tanto venía manifestando desde hace por lo menos unos seis años.

‘Del dicho al hecho hay un largo trecho’ dice el dicho, y Marcos reconoció cuánto se había alejado de aquel anhelo por perseguir y/o priorizar otros criterios: “La vida se nos va yendo y nunca nos sentimos realmente dueños de lo que estamos haciendo. ¿Cuánta gente hay que se despierta todos los días y hace un montón de cosas pero no se siente realmente que las hace por elección propia? Esto es el sueño de mi vida y llegó un momento en el que tenía que ser. Ya lo venía pateando mucho, por ascensos u ofertas laborales no lo venía haciendo«.

¿Cómo fue el viaje de Marcos y sus tres caballos por las rutas argentinas?

Si bien la odisea comenzó físicamente el pasado 7 de septiembre de 2020, la preparación psicológica y espiritual ya venía dejando huella en Marcos desde hace mucho más tiempo: “Hace unos casi 10 años que empecé a meditar, tengo hábitos que me he generado en espacios para mí mismo, para conocerme, para tener profundidad y saber de qué se trata lo que a uno le gusta, lo que no le gusta, por qué hace las cosas. Eso me llevó un poco a donde estoy hoy, que es estar pudiendo realizar mi sueño” sostuvo consultado sobre qué criterios había tenido en cuenta a la hora de prepararse para el viaje.

Una primera instancia lo llevó a renunciar a su trabajo en Microcentro en febrero de 2020 y a dejar su residencia en Capital Federal para mudarse al campo y acomodar todo lo que tenía que ver con su viaje. En el medio, la crisis sanitaria debido al coronavirus y las estrictas restricciones que se registraron en la región vieron demorar unos meses más su largada por los caminos del país.

Ya con la situación sanitaria mejorando, en septiembre salió con destino a Ushuaia junto a los tres caballos Mara, Wayra y Tordo. Pasó, durante todo este tiempo y en parte siguiendo viejos trazados ferroviarios, por las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Córdoba, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Chaco, Corrientes y Entre Ríos.

En cuanto a la logística y la planificación para hacer del proceso algo ameno y agradable para cada uno de los ejemplares, se dispuso a llevar uno montado, un segundo caballo cargaría con sus pertenencias y el tercero andaría suelto, de forma tal que puedan ir turnándose para descansar. Su vínculo para con sus caballos es tal que prácticamente fue creciendo a la par que los animales: «Yo estoy desde que nacieron Wayra y Tordo, y desde que nacieron los tuve en mi falda. Los domé y los crié yo. Morita está en el campo hace 11 años, también para mí es como una hija«.

Marcos ya había tenido eventos anteriores en los que se movió varios kilómetros a caballo y aprendió de ello que resulta mucho mejor andar con pocas cosas, que no hace falta andar tan cargado o ir con todo a todos lados.

En cuanto a qué viene de ahora en más, Marcos admite no estar proyectando mucho a futuro: «Estoy disfrutando este viaje, porque no se va a repetir y cada kilómetro cuenta, cada parte es especial y única. Estoy muy concentrado en disfrutar… Yo tengo un emprendimiento que se llama JornaderosAgro, es un proyecto muy lindo, veré si me vuelco hacia eso. Y si no, de seguro haga lo que haga va a estar muy vinculado con nuestro país, con la Argentina, con intentar dar una mano desde donde nos toque a este país tan lindo qué tenemos. Cualquier cosa qué esté vinculado a la Argentina y en mí genere alegría y felicidad y lo pueda hacer con amor por ahí va a estar el camino«. (Infocielo)

Últimas noticias

Tenis: Nadal logró una épica victoria sobre Taylor Harry Fritz y llegó a semifinales de Wimbledon

El español sufrió una lesión abdominal, pero siguió y dio vuelta la historia para ganar por 3-6, 7-5, 3-6, 7-5 y 7-6 (10-4). Su próximo rival será el australiano Kyrgios

Más noticias como esta