domingo, mayo 22, 2022
10.6 C
San Pedro

River, campeón con grandeza

Tenés que leer..

Vivir y jugar con grandeza es el slogan perfecto para la filosofía histórica de River, que este nuevo equipo del Marcelo Gallardo honró jugando un fútbol de alto vuelo a un ritmo enloquecedor, mostrando una superioridad contundente contra Racing para cerrar la faena, que fue la misma que expuso sobre todos sus adversarios. River jugó un fútbol que no jugó nadie, a un nivel varios peldaños superior al resto y terminó imponiéndose por demolición, dejando a kilómetros de distancia a todos, en el juego y en los resultados, para cerrar el torneo cuando todavía faltan tres fechas.

No le busquen más peros. No hay manera de no rendirse a los pies del Muñeco y un ciclo fantástico, espectacular, histórico e inolvidable, que guardaremos para siempre en nuestros corazones. Está claro que así como los de River lo amamos, hay otros que lo respetan, otros que lo admiran y algunos que no ven la hora de que se termine su paseo triunfal. Estos últimos sobre todo, han tratado todo este tiempo de bajarle el precio a las conquistas de Napoleón utilizando todo tipo de argumentos vacíos que intentan disimular lo indisimulable. Hace rato que juega mal River llegaron a gritar. Un minuto de piadoso silencio.

River campeón de la Liga Profesional: Marcelo Gallardo se llevó ¡dos  medallas! - TyC Sports

Este es el River de la reinvención. Es el que se levantó con más fuerza cuando pensamos que ya todo había terminado. Es el River de algunos grandes y muchos chicos. Es el River de la consagración Monumental de Julián Álvarez, en un nivel superlativo haciendo goles y también asistiendo. Es también el River de Palavecino, Enzo Fernández y Santiago Simón, tres chicos que juegan el fútbol de galera y bastón que distingue a la institución, pero que lo hacen además a una velocidad de Fórmula 1. Realmente es increíble que puedan tener precisión jugando a la velocidad de la luz, sacándole brillo al piso de la cancha, que ya juega a favor, definitivamente, de la idea que pretende desarrollar el entrenador.

Es también el River de Enzo Pérez, por supuesto. Con su maestría para manejar al equipo desde la mitad de la cancha, siendo el eje del cual se despliegan los tentáculos que termina sometiendo a los rivales de tanto ir por un lado y por el otro hasta el cansancio.

Es el River que superó todas las adversidades, mil lesiones, que supo salir campeón por escándalo casi sin contar con jugadores decisivos como Matías Suárez y Nicolás De la Cruz. Incluso Fabrizio Angileri hace tiempo está afuera. El Muñeco fue ajustando las piezas una tras otra, siempre encontrando una solución ante cada dificultad. La mejora en el rendimiento de muchos jugadores es notable y tal vez los mayores ejemplos sean Agustín Palavecino y Robert Rojas. Un medio creativo que hoy es un todocampista cerebral y habilidoso con una vitalidad que le permite sumarse a la hora del gol y pisar el área para dañar. Y un defensor central que hoy se transformó en un lateral con incansable proyección que cuando defiende, por arriba y por abajo, tiene la concentración de un central, pero que cuando se despliega en ataque no le tiene miedo a ir hasta el fondo y se anima a asociarse al juego. Tremenda evolución. Es eso este River. Es el River de la evolución.

River campeón: la máquina trituradora de Gallardo

Es el River que está tocado por la varita y permite que en el partido de la consagración sean titulares héroes como Leonardo Ponzio y Javier Pinola, que no venían jugando, y tenga minutos Jonatan Maidana, otro soldado símbolo del ciclo. Los tres fueron merecidamente ovacionados. Es el River que siempre tuvo a Franco Armani presente cuando fue necesario, un monstruo bien de equipo grande.

Es el River que tuvo como titular a Felipe Peña Biafore, hoy festejando luego de su operación, elegido por delante de un ídolo como Maidana, sin que signifique un ruido en el grupo: es el River del equipo por encima de las individualidades o de los jugadores al servicio del equip

Es el River de Gallardo, el dueño de la historia. El que supo amalgamar en una sola pieza y encerrar en un puño la cultura futbolística más rica y hacerla volar en busca de los más altos objetivos. El Muñeco nos dio siete años y medio de alegrías, orgullo, felicidad, convicción y nos enseñó a creer. No vamos a aflojar. Ahora, a la hora de la revisión, del posible final, vamos a seguir creyendo. Vamos a tratar de ser dignos aprendices de un hombre que nos alegró la vida y nos regaló los días más felices.

Vivir y jugar con grandeza es hacer el homenaje que el hincha de River le hizo a Diego Maradona, a un año de su muerte. Son hechos, no palabras.

Hoy toca disfrutar una nueva conquista. Que sea lo que Dios y el Muñeco quieran.

Texto:Leonardo Farinella

Últimas noticias

San Nicolás: el municipio lanza talleres de fortalecimiento para el sector turístico

La Municipalidad de San Nicolás puso en marcha el “Plan de Fortalecimiento y Capacitación del Sector Turístico” que consta...

Más noticias como esta