jueves, mayo 26, 2022
6.8 C
San Pedro

El Congreso de Estados Unidos evita a contrarreloj el cierre del gobierno federal

Tenés que leer..

Texto por:Federico Cué Barberena

Tras intensas negociaciones este jueves, la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron el proyecto de ley de gastos provisional, que asegura el financiamiento del gobierno federal hasta el 18 de febrero. Detrás del debate subyacía un enfrentamiento entre republicanos y demócratas sobre los mandatos federales de vacunación, que amenazaba con paralizar las dependencias gubernamentales.

El Gobierno de Estados Unidos tiene financiamiento asegurado hasta el 18 de febrero. Así lo dispone el proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes y el Senado, luego de una jornada de intensas negociaciones, en medio de una disputa entre republicanos y demócratas sobre las órdenes de vacunación dispuestas por la Administración de Joe Biden.

La cámara baja fue la primera en sacar adelante a medida, con 221 votos a favor y 212 en contra. Adam Kinzinger, representante de Illinois, fue el único republicano en desafiar la orden de su partido y apoyar el proyecto de financiamiento.

Posteriormente, el Senado se sumó al respaldo con 69 apoyos y 28 rechazos. Esto da vía libre para que el presidente Joe Biden firme la medida antes de que se agote la financiación de su gobierno en la medianoche del viernes.

“Me alegro de que al final prevalecieron las cabezas más frías. El gobierno permanecerá abierto y agradezco a los miembros de esta cámara por alejarnos del borde de un cierre evitable, innecesario y costoso», destacó el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

La aprobación del proyecto, no obstante, supone una solución temporal y les da tiempo a los legisladores de ambos partidos para negociar sobre los 12 proyectos de ley de asignaciones anuales por un monto de 1,5 billones de dólares que buscan cubrir todo el año presupuestario de la administración, el cual inició el 1 de octubre y se extiende hasta septiembre de 2022.

Los republicanos, aún así, sumaron una pequeña victoria en el pulso legislativo a puerta cerrada. Los demócratas pretendían que el financiamiento temporal se prolongara hasta finales de enero, pero la oposición exigía un plazo más largo para dejar el nivel de gasto en los índices acordados durante la presidencia de Donald Trump.

Los demócratas, por su parte, consiguieron incluir en el proyecto provisorio una partida de 7.000 millones de dólares para ayudar a los evacuados de Afganistán.

Pese a esta calma momentánea, el Congreso se encamina a otro plazo urgente que debe resolver. El gobierno federal está rozando su límite de endeudamiento de 28,9 billones de dólares y, para el Departamento del Tesoro, podría alcanzarlo el 15 de diciembre. Si los legisladores no extienden o levantan el techo de deuda, podría desencadenar un incumplimiento económico catastrófico para Estados Unidos.

Los mandatos de vacunación, el trasfondo de la disputa en el Congreso

Las órdenes del Gobierno de Joe Biden para forzar la vacunación contra el Covid-19 de trabajadores de distintos sectores se convirtieron en el motivo principal del pulso entre republicanos y demócratas, con el financiamiento de la administración federal como botín. Un grupo de legisladores republicanos se había mostrado dispuesto a dejar que el gobierno cerrara durante el fin de semana, si era necesario, para lograr que el Congreso tomara una posición dura contra estos mandatos.

Si la elección es entre «suspender funciones no esenciales» o permanecer inactivo mientras los estadounidenses pierden su capacidad para trabajar, «apoyaré a los trabajadores estadounidenses en todo momento», había indicado el senador republicano por Utah, Mike Lee.

Lee y su par republicano por Kansas, Roger Marshall impulsaron una enmienda que prohibía que se destinaran partidas presupuestarias para implementar y hacer cumplir las exigencias de vacunación impulsadas por Joe Biden.

Para resolver el estancamiento, la enmienda fue sometida a votación en el Senado y prevaleció el rechazo, con 48 votos a favor y 50 en contra.

Previo a la votación, Lee defendió su postura al señalar que millones de empleados se vieron forzados a elegir entre un procedimiento médico no deseado o perder su trabajo. “Demos a los empleadores certeza y a los empleados la tranquilidad de que todavía tendrán un trabajo este nuevo año”, instó.

En contrapartida, la senadora demócrata por Washington, Patty Murray, respondió que el gobierno federal apunta a garantizar la seguridad de los trabajadores, ya sea mediante la vacunación completa o las pruebas de coronavirus. «Nadie quiere ir a trabajar y estar preocupado de volver a casa con su familia con un virus mortal», remarcó Murray.

Los mandatos de vacunación son vistos por la Administración Biden como una forma de acelerar la vacunación para mitigar los efectos de la pandemia. Sin embargo, esas decisiones resultan divisivas en la población y entre los miembros de los dos grandes partidos políticos estadounidenses.

Además, los tribunales han bloqueado la aplicación de algunas de estas órdenes. Esta semana, por ejemplo, un fallo bloqueó la implementación de los mandatos para miles trabajadores de la salud en 10 estados.

Los esfuerzos de los republicanos por impulsar un rechazo a las órdenes de vacunación podrían ser retomados la semana próxima en una acción de revisión del Congreso, separada de la lucha por la financiación.

Con Reuters y AP

Fuente:france24

Últimas noticias

Chivilcoy: una policía denunció que fue víctima de una violación grupal

Una mujer policía denunció que fue víctima de una violación grupal a la salida de un boliche en la...

Más noticias como esta