lunes, mayo 16, 2022
8.6 C
San Pedro

Boca celebró el Día del Hincha con una goleada inolvidable ante Central Córdoba

Tenés que leer..

Ganó 8 a 1 y aplastó a los santiagueños con una actuación memorable. Pavón fue la gran figura. Ahora, viaja a Arabia Saudita para jugar un amistoso con Barcelona.

Daniel Avellaneda

Fuegos artificiales. Humo. Y un grito que se hizo carne en la cada rincón de tribuna: “Sí, señores, yo soy de Boca, sí, sí, señores, de corazón. Porque este año desde la Boca salió el nuevo campeón”. Después, el partido para cumplir con el fixture en un clima festivo. Y un cierre inmejorable en la víspera del día del hincha. En definitiva, el dueño de la Copa Argentina ganó, gustó y goleó a un rival que muy pronto se quedó con un hombre menos por la expulsión de su capitán. Ahora, viajará a Arabia Saudita para enfrentar al Barcelona.

¿Por qué no habrá jugado en este nivel ante Talleres, el miércoles en Santiago del Estero? La realidad es que Boca pocas veces mostró la velocidad, precisión y dinámica que lo destacó anoche. Ni siquiera jugaron los titulares. Sebastián Battaglia apostó a una serie de juveniles que aparecieron en cuentagotas, más por necesidad que por convicción. Eros Mancuso y Agustín Sandez en los laterales; Alan Varela como volante de partida; Aaron Molinas suelto y Exequiel Zeballos como extremo por izquierda.

El cóctel de experiencia y sangre fresca hicieron de este Boca un equipo arrollador. Y en este contexto, Cristian Pavón estuvo intratable. Participó en las jugadas de los cuatro goles del primer tiempo. Hizo el propio, de cabeza, gracias a un tiro libre de Molinas. Fue floja la respuesta de César Taborda. Después, asistió a Eduardo Salvio, fabricó el penal que picó Zeballos y envió el centro que terminó en el grito del Pulpo González.

A bordo del 4-3-3, Pavón fue punzante arrancando desde la derecha, pero en varios momentos rotó de posición. De hecho, en el penal que cometió Gonzalo Bettini –una mano infantil- surgió por la izquierda. Salvio se corporizó en una suerte de falso “9”. Porque si bien es cierto que fue referencia adelante, flotó por todo el frente de ataque. Su gol, un taco magnífico, llegó en el corazón del área, donde mandan los centrodelanteros.

Central Córdoba llegó hasta la Bombonera con un 4-4-2 combativo que había generado preocupación en el comienzo. Entonces, Milton Giménez sacudió de media distancia y Javier García tuvo que volar para tapar el bombazo. Con el primer gol de Boca, el ferroviario descarriló. Y la expulsión de Cristian Vega terminó por liquidarlo. El mediocampista le tiró una trompada a Varela, que intentó detenerlo agarrándolo de la camiseta. Fue tanta la impotencia de los santiagueños que reaccionaron por el gesto de Zeballos, que imitó al Loco Abreu.

Sergio Rondina hizo cambios en el segundo tiempo. Intentó dar la cara. Pero era la noche de Boca. Molinas anticipó el quinto con un tiro en el palo. Después, se la pinchó Zeballos, Salvio tocó para Mancuso y lateral le rompió el arco a Taborda. Y Pavón sumó a su extraordinaria actuación un gol de zurda.

El descuento de Central Córdoba, a través de Giménez, luego de un pase de Soraire, no cambió nada. Vázquez marcó el séptimo y Villa, el octavo. Y terminó el año a pura felicidad Boca. A pesar de los cimbronazos del vestuario y la dirigencia, claro.

Fuente:clarin

Últimas noticias

Impactante choque múltiple frente al Hipódromo en Palermo: dos muertos

Un choque múltiple entre más de tres vehículos se produjo la noche del domingo frente al Hipódromo de la...

Más noticias como esta