martes, mayo 24, 2022
12.8 C
San Pedro

La extraordinaria serie danesa Borgen ya tiene fecha de regreso

Tenés que leer..

Protagonizada por Sidse Babett Knudsen, la serie que hace pie en la arena política de Dinamarca tendrá cuarta temporada por Netflix.

Clarín.com

Cuando pareciera que entre una serie y otra no hay puntos de contacto, de pronto La casa de papel y Borgen se emparentan. No por las tramas, precisamente, ya que la española cuenta la adrenalina de una banda de atracadores y la danesa pone la lupa en el poder la Primera Ministra de Dinamarca.

Pero las une el hecho de que, estrenadas en sus respectivos países, no se hablaba en el mundo de ellas y, apenas pusieron un pie en Netflix, mucho tiempo después, explotaron.

A tal punto que la historia política que protagoniza Sidse Babett Knudsentendrá una carta temporada, dado el boom que generó el desembarco de sus tres temporadas anteriores, de un soplido, y a 10 años de su estreno, en plena cuarentena argentina del 2020.

Considerada por la crítica y el público como una de las mejores ficciones de los últimos añosBorgen se emitió en Europa a través de la cadena Danmarks Radio a partir de 2010. Al año siguiente tuvo segunda temporada y, en 2013, llegó la tercera. Desde hace tres años y desde esta misma sección, Clarín sugería que alguna plataforma la comprara, por su alto nivel narrativo e interpretativo.

Y porque, fundamentalmente, es una serie que sabe mostrar la mugre política que no tiene fronteras y, también, la escala de valores de algunos miembros del poder, como nuestra Birgitte Nyborg, la primera mujer en llegar al cargo de primera ministra.

Con maestría, la ficción creada por Adam Price no sólo se florea con altura en la arena política, sino que muestra las consecuencias de los manejos, el tejido vincular de la protagonista y de sus asesores, las emociones de su marido y de sus dos hijos. Se pincela el universo Birgitte con luces y sombras.

Lo que viene a partir de febrero

En esta cuarta entrega en la que Netflix también producirá parte de su realización (como lo hizo con La casa de papel, que había nacido en el cable español como una suerte de fracaso y que a partir de su llegada al streaming se transformó en un fenómeno global), Birgitte es canciller y se la verá librando otro tipo de batallas, no desde tan arriba como libraba las anteriores.

En esta nueva entrega siguen los personajes principales, a los que se sumanMikkel Boe Folsgaard y Lucas Lynggaard Tonnesen (estuvieron en The Rain), Özlem Saglanmak, Simon Bennebjerg , Johanne Louise Schmidt y Magnus Millang.

La actriz Birgitte Hjort Sørensen (Katrine Fonsmark, personaje clave de la historia) ya no será la jefa de prensa de Nyborg, sino que volverá a su viejo y querido rol de periodista de TV.

La vida de Birgitte Nyborg

¿Quién es Birgitte? O, mejor: ¿qué representa Birgitte?Birgitte y Kasper, su hombre de confianza que de entrada juega sucio. Y ella sabe salir limpia.

Birgitte y Kasper, su hombre de confianza que de entrada juega sucio. Y ella sabe salir limpia.

Birgitte Nyborg no es perfecta. Es humana. Tiene grises, no tan grises como sus ojos, pero no atesora manchas humillantes. En el camino político que transita a lo largo de las tres temporadas de Borgen registra tropezones y algún mal paso, pero se las ingenia para que lo que se imponga, al fin de cuentas, sea su andar con la cabeza levantada.

Y, hablando de ojos y de grises, los de la actriz  Sidse Babett Knudsen van de ahí a la zona de los azulados, haciendo alguna escala cromática en los celestes. Desde allí, entonces, observa Birgitte: y en su caso, como pieza clave del gobierno de Dinamarca, no importa tanto el color de sus ojos como sí la intensidad de su mirada. Es una mirada que habla.

No recomendada para maratonear (es mejor ver y digerir el disfrute), la ficción muestra cómo, mientras ella construye su poder, se empieza a derrumbar su armonía familiar. No es la ambición ni la desmesura lo que le juegan en contra. Es su necesidad de hacer lo que piensa, concepto que desgrana seguido, y en sus distintos roles, a través de sus 30 episodios, especialmente en el último.Sidse Babett Knudsen nació hace 52 años en Copenhague. Actúa desde hace casi 30 años, pero su reconocimiento mundial le legó con "Borgen".

Sidse Babett Knudsen nació hace 52 años en Copenhague. Actúa desde hace casi 30 años, pero su reconocimiento mundial le legó con «Borgen».

Vayamos al final de la tercera, sin spoilear demasiado. Ya no tiene el cargo de Primer Ministro. Llega al debate televisado de “Los líderes del nuevo Parlamento”. Tapado rojo, uno de sus dos hijos de una mano, su nueva pareja, de la otra. Sonríe a lo Birgitte, sutil, segura, sin pizca de soberbia, envidiable. Los periodistas corren a su encuentro:

-¿Dónde estarás en la política danesa?

-Eso lo dicen los votantes.

-¿Quién te respalda?

-No lo sé todavía, pero un voto para nosotros es una voz para el cambio.

Una referente del periodismo danés cuenta a cámara que “Birgitte Nyborg ha llegado con su novio, el arquitecto inglés Jeremy Welsh y con sus dos hijos… Nyborg irradia triunfo”. Y ella avanza hacia el debate aferrada a sus afectos, pero también a sus ideas. Y a sus ideales.

Sostenida por una buena campaña en la que se lucía su asesor mediático, Kasper Juul, llegó al cargo de Primer Ministro no sin antes dejarle en claro a éla qué lugares conceptuales no iba. No es mujer de traicionar, Birgitte, mucho menos de traicionarse. Y en esa escena clave del comienzo, la serie marca su territorio.

Como también se verá qué es de la vida de Katrine Fonsmark, la periodista estrella de TV1 que, desde sus distintos roles, se debate en interesantes duelos con Nyborg, para terminar junto a ella. No debe ser casualidad que la actriz se llame Birgitte (Hjort Sorensen).Una de las mejores cosas de "Borgen" es que Birgitte siempre juega en equipo. Es su modo de moverse en el poder.

Una de las mejores cosas de «Borgen» es que Birgitte siempre juega en equipo. Es su modo de moverse en el poder.

Si bien la lupa narrativa nunca se desenfoca de la figura de la primera ministra, la serie también se ocupa de la relación del gobierno con la prensa. Es ficción, sí, pero también es Dinamarca.

La vida de la actriz detrás de Birgitte

Babett Knudsen debutó en la película danesa Let’s Get Lost, y entre sus trabajos se destaca el de Después de la boda, que estuvo nominado al Oscar como mejor filme extranjero.

Hace cinco años compartió cartel con Tom Hanks en Inferno, dirigida por Ron Howard, y en 2016 también ganó un premio Cesar como mejor actriz secundaria por la francesa L’Hermine.

Su boletín tiene buenas notas, tanto de público como de crítica, pero es la composición de Birgitte la que le regaló el excelente (al menos de parte de Clarín). Todos los que han visto Borgen quedaron seducidos por Birgitte. Hillary Clinton, ex primera dama de los Estados Unidos, y Letizia Ortiz, reina consorte de España, han hecho pública su admiración por el personaje.

Una criatura de ficción que quién no querría tener en su casa. O, ni más ni menos, en la Casa de Gobierno.

Fuente:clarin.com

Últimas noticias

Próceres en lugar de animales: estos son los nuevos billetes de $100, 200, 500, 1.000 que presentó Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández anunció hoy los nuevos billetes que circularán por la Argentina. Son de 100, 200, 500...

Más noticias como esta