jueves, mayo 19, 2022
6.8 C
San Pedro

Murió Aldo Aresi, el histórico representante de Sandro

Tenés que leer..

Trabajó casi cuatro décadas con el ídolo. Tenía 90 años. La palabra de la viuda del Gitano.

Graciela Guiñazú

Aldo Aresi, el representante de Sandro, murió este domingo 9 de enero en el Sanatorio La Trinidad de Palermo. Tenía 90 años y el 27 de diciembre pasado había sufrido una descompensación intestinal en su casa. Lo operaron de urgencia y, pese a que los primeros partes médicos eran un poco optimistas, su corazón no resistió.

Aldo Aresi fue uno de los hombres importantes del mundo del espectáculo, además de trabajar 38 años junto al ídolo, fue productor teatral y representante de artistas: entre otras cosas fue el responsable del éxito de Nito Artaza Miguel Àngel Cherutti, en los ’90.

Aresi, nacido en Puerto General San Martín, a 30 kilómetros de Rosario, era además locutor y actor. En un escenario había conocido a Flora, el amor de su vida, quien falleció en el 2020. Perder a su compañera, tras 65 años juntos, lo impulsó a terminar su libro Sandro ,Puertas adentro, que publicó en noviembre de ese mismo año en forma gratuita en la plataforma de Wattpad, en plena pandemia.Sandro y Aldo Aresi, una relación de trabajo y amistad que se sostuvo en el tiempo.

Sandro y Aldo Aresi, una relación de trabajo y amistad que se sostuvo en el tiempo.

Un libro de memorias en donde cuenta anécdotas, momentos inolvidables y datos inéditos de su relación con Sandro. Un libro que, por la relación que esta cronista tenía con Aresi, pudo leer mucho antes de ser publicado.

Cómo conoció a Sandro

Roberto y Aldo se conocieron en 1965, en un camarín de Canal 5 de Rosario. Sandro debía presentarse con Los de Fuego en Operación juventud, y Aldo debutaba ese día como animador de ese programa.

Fue un encuentro trascendente para los dos, tanto que siete años se integró al equipo de trabajo conformado por Oscar Anderle, el manager del Gitano, y Pablo de Cabo, su secretario. Comenzaron a trabajar juntos el 5 de enero de 1972 y en 1988, cuando murió Anderle, Roberto le pidió que fuera su representante.Aldo Aresi, en un cumpleaños, con Sandro siempre a su lado.

Aldo Aresi, en un cumpleaños, con Sandro siempre a su lado.

Aldo fue quien junto a Sandro gestó el renacer del ídolo, un renacer que comenzó en el Luna Park en 1988 con el espectáculo “25 años”. Llegó a niveles insospechados a partir de su debut en el teatro Gran Rex, en 1993, y alcanzó su clímax en la temporada 98/99 con el show “Gracias 35 años… de amores y pasiones”, el del récord de las 40 presentaciones consecutivas, aun hoy vigente.

Aldo y Roberto tenían muchos cábalas, La más conocida, de la que quien escribe fue testigo en cada show de Sandro que presenció: la ceremonia del reloj. Roberto, antes de salir al escenario, le entregaba su Cartier, con malla de cuero negro, para que lo cuidara mientras él cantaba. Un rito sagrado que Aldo cumplía al guardarlo en el bolsillo de su saco. 

¿Cómo nació esa costumbre?: “Él había visto a un cantante actuar con reloj, que alguna vez miraba. Él no quería hacer eso porque parecería que estaba apurado por terminar. Lo consideraba además una falta de respeto al público. Siempre Roberto hizo gala de un profesionalismo sin fisuras. En estas pequeñas cosas mostraba su grandeza”, contó Aldo alguna vez.

El celestino

Sandro y Ricky Martin, con el infaltable Aldo Aresi a la derecha.

Sandro y Ricky Martin, con el infaltable Aldo Aresi a la derecha.

Aresi fue también sin proponérselo la persona que ofició de Cupido.

Él tenía sus oficinas en el “Castillo de Boedo», el edificio con aires medievales que Sandro hizo construir en Pavón al 3900 y quien contrató a Olga Garaventa como encargada de mantenimiento, primero, y su secretaria, años después. Aldo fue testigo del nacimiento del amor, cuando el 4 de marzo de 2004, a diez años de conocerse, Roberto y Olga se miraron por primera vez como un hombre y una mujer.

Olga Garaventa de Sánchez. muy conmovida con la noticia de la muerte de Aresi, le dijo a Clarín: “Aldo fue una persona importantísima en mi vida, en la de mi familia y en la de mi esposo. Estoy muy triste porque hace una semana estábamos despidiendo a Alberto Nicolini, quien fuera el contador de toda la vida de Roberto, otra persona muy querida por nosotros. Y hoy tenemos que decir adiós a Aldo».Aldo Aresi, Susana Giménez y Sandro, en la firma de un contrato.

Aldo Aresi, Susana Giménez y Sandro, en la firma de un contrato.

«Yo pensé que iba a salir adelante, porque era un hombre fuerte que amaba la vida. Desde que Roberto partió hace doce años seguimos siempre en contacto, hablábamos por teléfono, nos saludábamos para nuestros cumpleaños».

«Lo acompañé a la distancia, porque no se podía de otra manera, cuando murió su esposa, y ahora también a la distancia por las nuevas restricciones, acompaño con todo mi amor a su dos hijas, Luchi y Diana, y a sus nietos, Abril, Eugenia, Alvaro y Jerónimo”.

Un hombre activo

Miguel Angel Cherutti, Sandro y Aldo Aresi, en Mar del Plata, 1994.

Miguel Angel Cherutti, Sandro y Aldo Aresi, en Mar del Plata, 1994.

Aldo Aresi iba a cumplir 91 años el 30 de abril y seguía escribiendo capítulos adicionales en su libro, leía mucho, lo último fue repasar la antología de Jorge Luis Borges. Veía cine y desde que empezó la pandemia hacía caminatas alrededor de su piso en Palermo, para mantenerse activo.

Acerca de la muerte de Sandro, escribió en el último capítulo de su libro: “Cuando uno muere, se suele decir que el ‘“gran misterio’ le será revelado: si hay vida después de la muerte… Como dije al comienzo, por ser el gran creyente que eras, para vos esa duda no existía.

Perdóname por andar contando las cosas que vivimos juntos. ¿Sabés qué pasa? No quise guardarme para mi sólo la felicidad de lo que habíamos compartido. Vos dirías, con una sonrisa, ‘este rosarino no se calla nada’.

Cuando alguien me llamó por teléfono, para decirme que habías muerto, estaba en la calle, cerca de mi casa. Regresé a ella, me serví una copa de champagne y brindé por vos. No tenía duda de que vos hubieras hecho lo mismo, si hubiera sido yo.

Sonó otra vez el teléfono, y era nuestra querida amiga-actriz Rita Cortese. Confieso que ahí toda mi entereza se fue al carajo, se me hizo un nudo en la garganta y no pude contener las lágrimas.

Chau Astro…”.

Fuente.:clarín.com

Últimas noticias

Censo 2022: qué hacer si el censista no pasó por la vivienda

Luego de una jornada que comenzó a las 8 de la mañana con 650.000 personas que se encargaron del...

Más noticias como esta