martes, mayo 17, 2022
14.4 C
San Pedro

Al menos siete muertos por disparos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes en Sudán

Tenés que leer..

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) –

Al menos siete civiles han muerto por disparos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes durante las protestas de este lunes en una nueva jornada de movilizaciones contra el gobierno militar instaurado tras el golpe de Estado.

Además, el Comité ha denunciado que hay «numerosos heridos» por disparos que están siendo ya atendidos por el personal sanitario. Con estos ya son 71 los fallecidos por la represión militar de las protestas desde la asonada del 25 de octubre.

El Comité de Médicos de Sudán ha informado de estas muertes y ha denunciado esta «masacre». «Las fuerzas de la junta militar siguen perpetrando masacres, enfrentándose a manifestantes sudaneses pacíficos con fuerza letal», ha asegurado el Comité a través de su página en Facebook, fuente habitual de los balances de heridos tras las manifestaciones.

«El mundo entero debe prestar mucha atención y adoptar medidas contundentes para detener estos crímenes deliberados y execrables contra el pueblo de Sudán, que sigue presionando pacífica y persistentemente para tener un país libre, pacífico, justo y democrático», ha remachado.

Después de anunciar el balance de muertos, el Comité de Médicos ha convocado una huelga de tres días, desde este martes hasta el jueves, y ha anunciado la retirada completa de los hospitales regulares, así como la activación y formación de comités de huelga, tanto en la capital como en los demás estados.

«Hacemos un llamamiento a los diferentes sectores profesionales a la participación activa y a realizar una huelga política general y la desobediencia civil como medio probado de resistencia. Las instituciones y lugares de trabajo deben convertirse en puntos de resistencia», han trasladado en un comunicado colgado en sus redes sociales.

El Comité de Médicos, que ha asegurado la cobertura total durante las huelgas de los servicios de emergencia y cuidados intensivos, ha hecho un llamamiento a la participación en la cobertura sanitaria para «contribuir al tratamiento de los manifestantes».

«Continuar con los médicos y el personal médico trabajando en las instituciones militares, policiales y de seguridad es un reconocimiento de lo que practican estas fuerzas golpistas y que debe ser boicoteado social y profesionalmente», han sentenciado.

REACCIÓN A LAS PROTESTAS

Washington anunció este fin de semana que la vicesecretaria de Estado para África, Molly Phee y el nuevo enviado de Estados Unidos al Cuerno de África, David Satterfield visitarán esta semana la ciudad sudanesa para exigir a las autoridades que «pongan fin a la violencia» contra los manifestantes.

«Estamos preocupados por los informes de la escalada de violencia contra los manifestantes en Sudán», ha resaltado el portavoz de Estado de Estados Unidos, Ned Price, en un mensaje en sus redes sociales, confirmando, de nuevo, la visita de los dos representantes.

Por su parte, la Misión Integrada de Asistencia para la Transición de Naciones Unidas en Sudán (UNITAMS) ha resaltado en sus redes sociales que «el uso de munición real» durante las protestas es «inaceptable»: «La violencia debe cesar. Nuevamente hacemos un llamamiento a las autoridades para que dejen de usar la fuerza contra manifestantes pacíficos y realicen investigaciones creíbles sobre tales incidentes».

Por otro lado, en mitad de la condena nacional e internacional por las protestas, el abogado del derrocado dictador Omar al Bashir, ha anunciado que tanto el exlíder sudanés como su asesora personal, Nafie Alie, y otros cargos cercanos, han dado positivo por COVID-19, según han recogido los medios locales.

PROTESTAS

Los militares han empleado gas lacrimógeno, bombas sónicas y han abierto fuego contra los miles de manifestantes que han marchado este lunes hacia la capital, Jartum, desde las ciudades gemelas de Jartum del Norte y Omdurmán. También ha habido manifestaciones en otras ciudades del país, según el diario ‘Sudan Ajbar’.

Antes incluso del inicio de las manifestaciones se han producido numerosas detenciones de jóvenes y activistas los Comités de Resistencia en las tres ciudades: Jartum, Jartum Norte y Omdurmán. Los militares también han irrumpido en los últimos días en hospitales para detener a personas heridas.

Al menos 71 personas han muerto por la represión de las fuerzas sudanesas contra las manifestaciones desde el golpe de Estado del 25 de octubre que terminó de consolidar a los militares en el poder en la figura del presidente del Consejo Soberano de Transición y jefe del Ejército sudanés, Abdelfatá al Burhan.

La ONU presentó hace una semana una iniciativa para abrir un proceso de diálogo que incluía a los militares, por lo que varios sectores de la sociedad civil han rechazado la propuesta por considerar que legitima a los golpistas.

Fuente.:

Últimas noticias

San Nicolás: conceden la prisión domiciliaria a Cabaleyro y Espíndola

El Juez de Garantías, Román Parodi, dictó la prisión preventiva para los sindicalistas detenidos y no dio lugar al...

Más noticias como esta