martes, mayo 17, 2022
14.4 C
San Pedro

Amba: hubo 7.000 robos de motochorros durante 2021

Tenés que leer..

En el último año se produjeron en el ámbito de la Capital Federal y el Conurbano bonaerense 7.000 robos protagonizados por delincuentes a bordo de motos, conocidos popularmente como ‘motochorros’, con un saldo de al menos 36 muertes, reveló un informe de Defendamos Buenos Aires.

Según el trabajo, los barrios más afectados por este tipo de ilícito en Capital son Belgrano, Nuñez, Palermo y Recoleta. “Ya no es posible caminar tranquilo a partir de la caída del sol. Algo que ya venía ocurriendo en Pompeya, Flores, Liniers y Balvanera, en la otra punta de la Ciudad, lo que demuestra que los criminales expanden su radio de acción”, advirtió Javier Miglino, titular de la entidad.

En tanto, las zonas más peligrosas en Provincia son Isidro Casanova, San Justo y González Catán en el partido de la Matanza. “Como en las zonas de la villa La Cárcova y otras en los partidos de San Martín, Grand Bourg en Malvinas Argentinas y Moreno, también está muy peligroso Quilmes y Florencio Varela”, precisó.

Según el abogado, se trata de uno de los delitos que más preocupa por la rapidez con que se producen ya que esa clase de vehículos facilita un rápido escape por zonas transitadas y complicadas, sin darles posibilidades efectivas de persecución a las fuerzas de seguridad.

“De este modo, muchos de los miles de robos que se perpetraron en el último año permanecen impunes; entre otras cosas, porque la gente prefiere no denunciar porque teme una represalia por parte de los delincuentes mientras los motochorros siguen creciendo en número y en peligrosidad”, señaló el experto.

El trabajo fue elaborado por la ONG en base a información de los departamentos judiciales de la Provincia de Buenos Aires, el fuero de Instrucción de la Nación para la Capital Federal y las estadísticas criminales de la República Argentina brindadas por el Sistema Nacional de Información Criminal (SNIC).

Hace apenas unas horas, una familia de Luis Guillón vivió un episodio de este tipo cuando seis motochorros a bordo de tres motos los interceptaron en la esquina de Siciliano y Rozales, en el citado barrio del sur bonaerense y luego de amenazarlos con armas de fuego, lograron robarles dinero en efectivo y los celulares de todos los miembros de la familia.

“Sin embargo ese terrible caso de robo agravado por el uso de armas y por la pluralidad de sujetos con penas de hasta 10 años de prisión, es solo uno de los 7.000 robos que perpetraron las bandas de criminales a bordo de motos”, dijo Javier Miglino, abogado especialista en seguridad.

Esta semana un policía se tiroteó con dos motochorros que intentaron asaltar el supermercado Súper Eco, en la Avenida Benito Pérez Galdós al 9.000, en la localidad de Pablo Podestá, del municipio de Tres de Febrero.

En ese momento, el oficial que se hallaba trabajando como custodio de una camioneta que reparte cigarrillos, pudo ver llegar a dos delincuentes a bordo de una motocicleta sin patente que luego de estacionar ingresaron al comercio con intenciones de robo.

El efectivo policial intercambió disparos con los delincuentes que finalmente huyeron abandonando la moto. Uno de los sospechosos habría recibido un disparo en la pierna. En otro episodio ocurrido meses atrás, dos motochorros mataron a tiros a Maximiliano Ezequiel Guzmán de 16 años. El joven había salido con una campera nueva que lo compró su mamá y los asesinos lo mataron para robársela. El hecho ocurrió en Grand Bourg, partido de Malvinas Argentinas y hay dos delincuentes detenidos.

“Los motochorros tras el homicidio de Maximiliano escaparon en la moto y a pocas cuadras le robaron un auto Chevrolet Onix a una mujer, lo que da una cabal idea de la peligrosidad de estos verdaderos criminales en moto”, dijo Miglino.

“Los delincuentes salen a robar en bandas de entre cuatro y diez criminales a bordo de motos y llegan dispuestos a todo. Incluso se da el caso de motochorros que son arrollados en la huida por vehículos particulares o colectivos y hasta la propia ejecución por parte de otros miembros de la banda que pretenden ‘mejicanear’ el botín”, contó Miglino.

Para el especialista está probado que lo único que para a los motochorros son los controles fijos a lo largo de la Avenida General Paz y en otras esquinas importantes, tanto de la Capital Federal como del Conurbano bonaerense.

“Cuando los motochorros deben detener la marcha o exponerse a ser detenidos por las fuerzas policiales la inseguridad comienza a remitir. Tanto en Capital Federal como en Provincia es necesario que vuelvan los retenes de control para de ese modo aplacar el flagelo y ponerle límite antes”, dijo Miglino. (https://www.diariopopular.com.ar/)

Últimas noticias

San Nicolás: conceden la prisión domiciliaria a Cabaleyro y Espíndola

El Juez de Garantías, Román Parodi, dictó la prisión preventiva para los sindicalistas detenidos y no dio lugar al...

Más noticias como esta