jueves, mayo 19, 2022
8.6 C
San Pedro

A los 84 años, Rodolfo Ranni vuelve a brillar en la pantalla, de la mano de El Marginal

Tenés que leer..

Es uno de los protagonistas de la cuarta temporada de la serie de Netflix, en la que compone a un villano, una de sus especialidades.

Y un día, Rodolfo Ranni volvió a los primeros planos. Abocado al teatro, el emblemático actor que en la década del ‘80 llegó a aparecer en cinco películas en un solo año parecía haber pasado de moda para el cine y la televisión, pero a los 84 años reapareció en un producto de alto perfil como El Marginal, que la semana pasada estrenó Netflix.

En la cuarta temporada de la exitosa serie argentina, Ranni se puso en la piel de Benito Galván, director del establecimiento penitenciario federalconocido como Puente Viejo. “Bajo la fachada de un hombre mayor, ex médico, conservador, amable con sus hijas y sus nietos, se esconde una cara más perversa, que sólo los presos conocen y temen muchísimo”, indica la sinopsis oficial.

“Hace la vista gorda con algunos negociados de Coco, su aliado entre los presos. La sed de poder de Antín (Gerardo Romano) lo sacará de su zona de confort. Su mano derecha es el Jefe de Guardias, Hugo Luciani (Fernando Miró), un hombre tan oscuro y sanguinario como él”.

Especialista en villanos

Un villano: especialidad de la casa. Ranni tiene un master en personajes duros: supo ser policía corrupto, asesino implacable, delincuente temible, torturador al servicio de la dictadura, comisario de pueblo.

Una galería de personajes siempre al borde de la ley en películas emblemáticas del cine nacional como Tiempo de revancha (1981), No habrá más penas ni olvido (1983), El arreglo (1983), El desquite (1983), En retirada (1984) o La búsqueda (1985).

El año pasado, en el Bafici se vio una suerte de documental llamado Los visionadores, de Néstor Frenkel, que le rinde un homenaje no exento de ironía. La película muestra pasajes bizarros de películas nacionales y en el centro está The Rannix, con muchos de los personajes violentos y puteadores que Ranni encarnó a lo largo de su carrera.

Lejos de ofenderse, el actor quedó feliz con el documental: «A través de su hija Estefanía le hice llegar la película y una remera de The Rannix; y él me mandó a decir dos cosas: que cuando pase la pandemia me va a invitar al mejor asado de mi vida, y que le mandara cinco remeras más con su cara para regalarles a sus amigos. Una fiesta, nunca me había imaginado tanto», le contó Frenkel a La Nación.

Elogios en las redes

ahora la volvió a romper como este siniestro director de la cárcel. Así lo reflejaron las opiniones del público en las redes sociales. “Necesito un spin-offde Antín y Galván del Marginal. Gerardo Romano- Tano Ranni SUBLIMES”, tuiteó Virginia Califano (@vircalifano).

“Qué tremendo actorazo es el hijo de re mil puta de Gerardo Romano la puta madre, y la dupla con el Tano Ranni es una cosa de puro talento, una cosa de locos, cosa que falta mucho en las ficciones argentinas”, escribió Seba (@sebafeijoo89) con respecto al duelo entre Galván y Antín, el corrupto favorito de los espectadores.

Otro tuitero, David (@eldeibik), se sumó a los elogios: “Esta puteada en primer plano del Tano Ranni mirando a cámara justifica la existencia de El marginal IV”, agregando el video de Ranni insultando. “Quiero ver una obra de teatro con Gerardo Romano y Rodolfo Ranni”, resumió la opinión general Leandro Mora Alfonsín (@lmoraalfonsin).

La palabra de Ranni

“Estoy tan agradecido de que me hayan convocado”, expresó Ranni en diálogo con CNN Radio antes del estreno de la serie. “Fue maravilloso haber formado parte del rodaje. Grabamos todo el año pasado en plena pandemia y con un frío terrible. Es un lugar inhóspito, perfecto para contar la historia que contamos. Creo que salió algo realmente extraordinario”.

El actor confesó que había visto apenas algún que otro capítulo de la serie porque se pasa gran parte del año en gira con obras de teatro y no le queda demasiado tiempo libre. Ahora estaba protagonizando Divino divorcio junto a Edda Bustamante en Villa Carlos Paz y otras ciudades cordobesas, pero tuvieron que parar las funciones debido a la situación sanitaria.

Una carrera ecléctica

Autodidacta, la carrera de Ranni es tan extensa como ecléctica: empezó en cine con Hugo del Carril, fue dirigido por Armando Discépolo, estuvo cerca de ganar un Cantando por un sueño, y hasta condujo un programa de cocina. Nació en Trieste y llegó a la Argentina a los 11 años. Al poco tiempo quedó huérfano y dice que la actuación lo rescató de esa tristeza.

“La nostalgia es una cosa que uno tiene que dejar para cuando te encontrás con unos amigos y te tomás un vaso de vino. Uno tiene que tratar siempre de estar cuatro pasos adelante, no atrás. Creo que mañana todo puede ser mejor, siempre. En lo que se te ocurra: en la comida que no te salió bien, en un hijo nuevo que vas a tener, en un trabajo nuevo. Es mejor lo que viene, no lo que fue”, le decía hace unos años a Clarín.

Tuvo inolvidables pasos por la pantalla chica con programas como Zona de riesgo o Los machos. Y ahora volvió con otro personaje de colección, para subir la vara del universo streaming.

Fuente.:Clarin.com

Últimas noticias

Rusia y Ucrania: la intensa guerra de espionaje dentro del conflicto ucraniano.

El conflicto de espionaje de décadas entre Rusia y Occidente se está intensificando por la guerra en Ucrania. Pero...

Más noticias como esta