jueves, mayo 19, 2022
4.4 C
San Pedro

Dos nuevas fiestas durante el confinamiento acorralan a Boris Johnson

Tenés que leer..

Su exasesor estrella, Dominic Cummings, asegura que hay fotos del primer ministro británico en eventos prohibidos. Los diputados conservadores que piden su dimisión suman ya nueve

Rafa de Miguel

El informe sobre las fiestas de Downing Street que publicó el pasado lunes la funcionaria Sue Gray ha resultado ser un campo de minas que revientan a cada paso que Boris Johnson intenta dar para escapar de este embrollo político. Aunque era un documento muy reducido en sus acusaciones, para respetar la petición expresa de la Policía Metropolitana de no hacer más que “mínimas referencias” a las fiestas que estaba investigando aún, las fechas y reuniones que señala han dado a los medios múltiples pistas comprometedoras para el primer ministro. De los 16 eventos de los que Gray recabó información, señalados con fecha y localización en su texto, doce están siendo analizados por Scotland Yard. Es decir, presentan indicios de infracción penal. Y de todos ellos, al menos en dos se ha detectado, a través de testigos, la presencia de Johnson. El diario The Guardian sitúa al primer ministro en una fiesta de despedida a un asesor político que trabaja en la actualidad en el Ministerio de Cultura y entonces lo hacía para el Gabinete del primer ministro. Fue el 14 de enero de 2021, cuando el Reino Unido apenas salía de otras Navidades canceladas y sometidas a duras medidas de restricción social, que seguían en vigor en esa fecha. Corría el prosecco (vino espumoso italiano muy popular en Inglaterra) entre el personal que asistió a la despedida, y Johnson se dejó ver allí al menos cinco minutos para soltar un discurso de despedida.

Pero la fiesta que reviste más gravedad y potencial amenaza para el político conservador es la del 13 de noviembre de 2020. Aquel día se vio salir de Downing Street a su entonces asesor estrella e ideólogo del Brexit, Dominic Cummings. Era la imagen de la derrota, al cargar una caja de cartón con sus enseres personales. Pillado él mismo en su momento cuando se saltaba el confinamiento, para llevar a su mujer e hijo a una residencia campestre fuera de Londres, la verdadera razón de su caída en desgracia fue que perdió el enfrentamiento con la esposa de Johnson, Carrie Symonds. Esa noche se oyó bullicio en el número 11 de Downing Street. Había ganas de fiesta y sonaba la música de ABBA: The winner takes it all (El ganador se lo lleva todo).

El equipo de Johnson ha sido incapaz de negar las informaciones del The Daily Telegraph, que señalan que se vio a Johnson subir al apartamento cuando sonaba aún la música. “He hablado con gente que estaba allí esa noche y escuchó la fiesta mientras yo me iba. La oficina de prensa está justo debajo del apartamento privado [de los Johnson]”, ha señalado Cummings en un chat abierto este martes en su blog personal para responder a las preguntas de los lectores. “Esto podría ser un golpe mortal para él si miente a la policía, pero acabará diciendo que no se acuerda de nada, que es su respuesta habitual cuando huele el peligro”, ha acusado Cummings a su exjefe.

Más peticiones de dimisión

“Después de mucha reflexión, he llegado a la conclusión de que el primer ministro debería dimitir”, ha escrito este martes en su cuenta de Twitter el diputado conservador Peter Aldous. El mérito o la importancia de esta nueva petición -es el noveno parlamentario tory que lo hace- reside en el hecho de que Aldous era hasta ahora un perfecto desconocido que no tenía ninguna necesidad de hacerse notar con un ataque frontal al jefe. “Soy consciente de que otros colegas no estarán de acuerdo conmigo, pero creo que es lo mejor para los intereses del país, del Gobierno y del Partido Conservador”, afirmaba Aldous.

La respuesta vacilante, ambigua, agresiva, desafiante y esquiva que ofreció Johnson el lunes en la Cámara de los Comunes provocó a aumentar la irritación de muchos diputados conservadores. Empezando por su predecesora en el cargo, Theresa May, quien arremetió contra el político conservador por saltarse las estrictas normas que su Gobierno había impuesto al resto de ciudadanos. Más de cuarenta veces, durante su comparecencia, se escudó el primer ministro en una investigación policial que aún no ha concluido y debe ser respetada para no responder a las preguntas de los diputados. Se negó a confirmar si publicaría o no el informe completo sobre las fiestas, cuando estuviera listo, o incluso a informar a los ciudadanos en el caso de que la policía le acabara imponiendo una multa por asistir a las fiestas.

Horas después, ante la indignación de políticos y medios, el equipo de comunicación de Johnson se veía obligado a rectificar y prometer mayor transparencia. Un 63% de los británicos sigue pensando que Johnson debería dimitir, una vez publicado el informe de Gray. Y entre los ciudadanos y los medios comienza a tener relevancia un factor frente al que, hasta ahora, Johnson era inmune: el ridículo internacional. El Daily Mail resaltaba este martes, a última hora de la noche, cómo la portavoz del presidente estadounidense Biden, Jen Psaki, había hecho mofa de la tarta sorpresa del cumpleaños del primer ministro; cómo la televisión rusa le acusaba de estar “bajo los tacones de su esposa Carrie”, y cómo los periodistas que le habían acompañado a su visita relámpago a Kiev de este martes habían acabado poniendo en duda la seriedad de su esfuerzo diplomático cuando incluso hubo de cancelar horas antes una llamada telefónica con Vladímir Putin programada con antelación, porque seguía aún en la Cámara de los Comunes dando explicaciones sobre las fiestas prohibidas.

Últimas noticias

Según informe, de 10 alumnos que inician el secundario solo 4 terminan

La desigualdad educativa entre las escuelas secundarias públicas y privadas en las aulas argentinas quedó nuevamente en evidencia en...

Más noticias como esta