martes, mayo 24, 2022
12.9 C
San Pedro

The Crown: Tres actrices para una sola reina, en la serie de Netflix

Tenés que leer..

Con cuatro temporadas estrenadas y dos por venir, Claire Foy, Olivia Colman e Imelda Staunton son Isabel II en distintos momentos.

Sandra Commisso

Con 95 años de edad y 70 de reinado, Isabel II merecía una serie y Netflix se puso la tarea al hombro con una de las producciones de mayor calidad y éxito de la plataforma. The Crown, con cuatro temporadas adentro y otras dos por estrenar, es la docuficción que retrata a la mujer más longeva y la que más tiempo lleva como soberana de su país, Gran Bretaña. 

Para dar vida a la monarca y, a la par a la mujer que es reina de Inglaterra desde hace siete décadas, se necesitaron no una, sino tres actrices. Tres intérpretes, británicas, claro, que se pusieron en la piel (y en la corona) de Elizabeth Alexandra Mary, cuya llegada al trono como Isabel II del Reino Unido marcó un antes y un después en la historia de buena parte del siglo XX y continúa hasta hoy.

No sin generar cierta polémica por el detrás de escena que muestra The Crown, lo que es indudable es el talento de las actrices elegidas para encarnar a Isabel. Contra todos los prejuicios, aún para quienes no tienen ningún tipo de afinidad con la monarquía, la Isabel que interpretan las protagonistas de la serie resulta fascinante.

A dos ya las vimos

El público ya conoció a dos de ellas: Claire Foy, como una Isabel joven en las dos primeras temporadas y, Olivia Colman, como la soberana en el apogeo de su reinado, en las dos siguientes. Ahora queda por descubrir a la reina más cercana a la actualidad, de la mano de Imelda Staunton.

Pero para eso habrá que esperar, ya que la quinta temporada se estrenará en la segunda mitad de 2022 y la sexta, aún está en etapa de producción. Las cuatro primeras llegaron a Netflix entre 2016 y 2020.

La serie propone a una reina y tres actrices para interpretarla, en diferentes etapas de su reinado, lo que equivale a un repaso por varios de los acontecimientos históricos más importantes de los últimos 50 años y a un personaje, hasta ahora, poco «cinematográfico», sobre todo fuera de las fronteras de su reino.

Lejos de la famosa e indefinida «flema británica» que Isabel parece representar casi como de manual, tanto Foy como Colman brindan al público un perfil completamente nuevo de esta mujer que, fuera de los límites del Commonwealth (los 15 estados sobre los que ejerce su soberanía, además de Gran Bretaña), es prácticamente desconocido.

Pero el guión y las actuaciones de Foy y Colman en The Crown logran otorgarle una carnadura inédita, una profunda humanidad que despierta todo tipo de sentimientos en el espectador.

De la geopolítica internacional a las costumbres británicas más tradicionales, la Isabel de la serie despliega todas las facetas: la de la política y diplomática con su solemnidad ante todo, por la responsabilidad de llevar sobre los hombros el título de reina; y también el de guardiana de una monarquía de mil años que no quiere ceder protagonismo.

Después de todo, sólo hay una mujer

Pero Foy y Colman también representan a la mujer que se enamoró de Felipe de Edimburgo, con quien estuvo casada 73 años hasta la muerte de él, en 2021 a los 99 años. Las actrices también son capaces de mostrar a la madre de cuatro hijos, a la hija y heredera de la corona, a la hermana, con todos sus grises y con una gama de matices perceptibles hasta en el momento del ‘five o’clock tea’

Ambas intérpretes, y lo mismo seguramente ocurrirá con Staunton como Isabel en la última etapa de su vida, dan cátedra de actuación, en un auténtico muestrario de emociones y sentimientos: la antipatía, el dolor contenido, el agobio, la resiliencia, la tozudez, la convicción e incluso el cariño demostrado a cuentagotas, en suma, todo lo que atraviesa a cualquier ser humano.

The Crown ahonda en el lado B de una monarca, un rol que en pleno siglo XXI es casi una especie en extinción y sobre la cual hay mínimas referencias: apenas sus trajes y sombreros a tono, la infaltable cartera en su brazo y una voz oída en muy esporádicos discursos desde la radio antes y por televisión, después.

La mujer y la reina son indisolubles, son sólo una en las interpretaciones de estas actrices que le encontraron el corazón y el nervio a una figura aparentemente imperturbable. Una esposa dudando de la fidelidad de su marido, preocupada por la educación de sus hijos y también, una suegra en conflicto con una nuera archifamosa como Lady Di, entre muchas otras facetas.

En la primera temporada, Claire Foy es una Isabel que con apenas 21 años se casa con Felipe, y se prepara para suceder en el trono, a su padre, Jorge VI. Es el momento de los temores lógicos frente al nuevo rol que se avecina con toda su carga simbólica. 

Una personalidad desplegada en pequeños y sutiles gestos, pero que transmiten mucha expresividad, es lo que hace Foy con el segmento de reina que le tocó en suerte. 

Una autenticidad similar es la de Olivia Colman, en su Isabel más madura. La misma sensación de «la procesión va por dentro» hace visible para el público todo el mundo interior de esa mujer, la psiquis de alguien que asumió con total naturalidad ser jefa de Estado, representante de un imperio, con el tiempo venido a menos, y que sostuvo con un temple de acero a lo largo de décadas.

Para las actrices británicas, con la larga tradición de escuela de actuación teatral que tienen, hacer verosímil al personaje y volverlo casi más atractivo que el de la vida real, resultó un desafío ampliamente superado. 

Claire Foy creó a una Isabel que es, a la vez, tierna y políticamente correcta hasta en los momentos cruciales como el de dar a luz a sus hijos. A una joven que tuvo que madurar antes de tiempo y que, a la par no dudó en mantener firme la convicción de casarse con el hombre del que estaba enamorada.

Por su parte, Olivia Colman, su sucesora en la serie, sabe tomar toda esa expresividad contenida y llevarla a su máxima expresión, ya convertida en una adulta curtida por las infinitas reglas a seguir y, consciente de su poder.

Entre la reina y la mujer

La Isabel de Colman tiene que sostener un delicado equilibrio entre la supuesta imparcialidad monárquica, el cumplimiento del deber hasta el extremo y las necesidades de la Isabel mujer que, casi no se permite flaquear porque no es lo que corresponde. A veces en ella, una única lágrima, alcanza para expresar una tragedia.

Los trabajos de Foy y Colman son conmovedores y se descarta que así será también la Isabel anciana encarada por Imelda Stauton, ya en un momento de la vida donde hay más recuerdos que proyectos. Seguramente, la actriz sabrá encontrarle todos los matices necesarios a la reina, en lo que será su despedida.

Con 66 años, Imelda Staunton (protagonista de Vera Drake, Downton Abbey Maléfica, entre muchas otras), llega a la serie con todo su oficio a cuestas. «Me ha encantado ver The Crown desde el principio. Como actriz ha sido una alegría ver tanto a Claire Foy como a Olivia Colman aportando algo único y especial a los guiones de Peter Morgan», dijo Staunton.

Y agregó: «Me siento sinceramente honrada de entrar a formar parte de este excepcional equipo creativo y de llevar a The Crown a su conclusión».

Atravesadas por la figura de la reina, Foy, Colman y Staunton son un único bloque unido por mínimas y exquisitas piezas para lograr darle vida en pantalla a la reina, a lo largo del tiempo, llegando a la esencia misma del personaje.

A pesar del rechazo y las críticas por parte de la familia real de carne y hueso, y sostenidas por una producción impecable y por un multitudinario elenco igual de talentoso que ellas, las actrices de The Crown son las auténticas reinas del streaming.

WD

Fuente.:Clarin.com

Últimas noticias

Próceres en lugar de animales: estos son los nuevos billetes de $100, 200, 500, 1.000 que presentó Alberto Fernández

El presidente Alberto Fernández anunció hoy los nuevos billetes que circularán por la Argentina. Son de 100, 200, 500...

Más noticias como esta