martes, septiembre 27, 2022
24.4 C
San Pedro

Los beneficios de la meditación

Tenés que leer..

Es sabido que las investigaciones sobre lo que se ha llamado mindfulness o estado de presencia, indican que el entrenamiento mental puede tener un efecto terapéutico significativo para aquellas personas que experimentan estrés, ansiedad, depresión, migrañas, entre otros.

Pero no solo eso. Sin tener ninguna de estas dolencias a tratar, realizar esta práctica de forma habitual concede un punto de vista diferente a las situaciones de vida que te liberan y te producen paz.

Pero esta práctica no consiste en sentarse en la posición de loto, poner incienso y cerrar los ojos hasta dejar la mente en blanco.

Para empezar a dominar la mente sí está bien seguir unos hábitos y patrones que la pongan en situación. Como cuando le pones la correa a un perro y éste se pone alerta porque sabe que va a salir. Se puede poner contento, porque forma parte de su rutina y sabe que toca salir y eso le gusta.

«El problema es que a la mente no le gusta que la dominen»

Por lo tanto, hasta tenerla amaestrada, sí hay que aplicar técnicas como la meditación sentada, la relajación guiada o el mindfulness. Pero hay que acompañarlo con algo más y es saber para qué hago todo esto.

Una vez tenemos esa práctica, podemos hacerla en cualquier momento del día. Cada vez teniendo más conciencia de estar presente y derivar los pensamientos que no nos sirven.

La mente siempre está en el pasado o en el futuro. Por eso, para que no nos domine, hay que traerla al presente.

Cuando ya dominamos esto, podemos ver venir de lejos esos pensamientos de siempre, del pasado o del futuro que no nos dejan en paz.

Pero como ya tenemos práctica, sabemos que eso no somos nosotros y podemos hacer lo que queramos con ellos. No dejar que se conviertan en una emoción que nos hunda, por ejemplo.

«Pasamos por tanto a ser un observador de esos pensamientos, el director de la orquesta»

Y cuando dominas también esto o eres consciente de esto, te das cuenta de que no existe la dualidad. En el sentido que las cosas son como son. Quien las etiqueta es la mente. Pero nosotros, como observadores, podemos hacer lo que queramos con esa situación.

Pensamientos inconscientes

Otro paso en este proceso es darse cuenta de los pensamientos o patrones inconscientes en nuestra mente. Éstos nos dominan también. Y lo hacen porque cuesta más verlos. Porque éstos no van y vienen como otros pensamientos. Éstos ya están ahí. Los pusimos en algún momento sin darnos cuenta y forman parte de nosotros.

Pero la buena noticia es que también podemos deshacerlos. ¿Cómo? Pues los tenemos delante, en la realidad que vivimos cada día. Nuestra realidad son nuestros patrones y pensamientos en 3D.

¿Qué cambiarías? ¿Por qué eso está en tu vida? ¿Qué creencia hace que eso esté ahí?

«La buena noticia también es que todo puedes hacerlo tú mismo»

Terapia holística

Esta terapia holística consiste en empezar a conocer cómo funciona esta mente, en la vida más cotidiana, cómo genera eso emociones y cómo nos afecta al cuerpo físico.

Las herramientas que se utilizan varían según lo que necesite la persona. Primero, exponer la situación, para analizar ese 3D que forma su realidad. Y, después, tenemos la meditación, las respiraciones conscientes para dominar físico, mente y emociones, calmarlas y poder verlas y dominarlas… También relajaciones guiadas e, incluso, asanas.

«Y es que mente, emociones y cuerpo físico van todos de la mano. Tratando todas por separado ejercemos modificaciones sobre las otras»

Y, ¿cómo medito? ¿Y cómo estoy presente? Es difícil porque me despisto. Hay ruido. No encuentro el sitio adecuado…

La única manera de estar presente es concentrar la mente en una cosa. El ejercicio de dominio consiste en darte cuenta que la mente se ha ido a otro lugar y traerla de nuevo al sitio dónde habías decidido concentrarla. Y así una y otra vez.

Si queremos hacerlo durante el día podemos usar alguno de nuestros cinco sentidos. Por ejemplo: cuando voy al parking por el coche, escucho mis pasos, intentando no pensar en nada más.

Cuando me ducho no planifico mi día o pienso en lo que he hecho antes, sino que siento el agua, la temperatura, por ejemplo, pero sin añadir pensamientos como «qué bien que estoy aquí, qué buena ducha, qué día más bonito»… 

No, nada de eso. Solo sentir, sin etiquetar nada de eso que sientes»

Y esto, ¿para qué sirve? Para dominar la mente y llevarla dónde tú quieres. El nivel superior será hacerlo cuando tenemos un pensamiento que no nos deja en paz en nuestro día a día.

Así que, en resumen, somos el director que puede dominar cuerpo, mente y emociones para que no sea al revés. Liberarnos y vivir con más calidad y claridad.

Fuente: La vanguardia

Últimas noticias

Kyrie Irving, de Brooklyn Nets, perdió 100 millones de dólares por no vacunarse

La temporada pasada, Irving, de 30 años, no pudo jugar en los partidos de local de los Nets debido a la prohibición de Nueva York de que personas no vacunadas ingresen a lugares cerrados y su disponibilidad para jugar de visitante dependía de los requisitos de vacunación de los diferentes estados.

Más noticias como esta