lunes, agosto 8, 2022
4 C
San Pedro

Peces de la Antártida están desarrollando extraños tumores y creen que provocan brotes de enfermedades.

Tenés que leer..

La noticia causa alarma y es por un motivo concreto: investigadores de la Universidad de Ohio creen que una enfermedad parasitaria se está propagando como resultado del cambio climático luego de haber encontrado una gran cantidad de peces antárticos con grotescos tumores en la piel debido a un brote nunca antes visto en la región polar.

«Los tumores son pálidos, rosados, elevados, ásperos y aparecieron en varios lugares del tronco y la cabeza, en algunos casos cubriendo más de un tercio de la superficie del cuerpo del pez», dice en una tramo el estudio publicado por investigadores de la UO.

Thomas Desvignes, científico jefe durante la expedición de investigación en 2018 y autor principal del trabajo, dijo en un comunicado : «Cuando las condiciones de vida se vuelven desafiantes, los animales se vuelven más propensos a las enfermedades».Se ha encontrado una gran cantidad de peces en un punto de la Antártida con tumores producto del cambio climático.

Se ha encontrado una gran cantidad de peces en un punto de la Antártida con tumores producto del cambio climático.

Las condiciones cambiantes incluyen el aumento de la temperatura del aire y el derretimiento de los glaciares. «Las aguas del Océano Austral han sido ambientalmente estables y crónicamente frías, rondando el punto de congelación durante los últimos 15 a 20 millones de años», compartió el equipo en el estudio publicado en la revista iScience .

«Sin embargo, el clima en la Antártida está cambiando rápidamente con el aumento de la temperatura del aire y el derretimiento de los glaciares que contribuyen a que las aguas del fondo sean más cálidas y frescas», continúa explicando el estudio. «Fuertes factores estresantes abióticos ya están afectando a la fauna antártica altamente endémica y especializada, provocando una cascada de respuestas desde el nivel molecular hasta el comunitario», aseguran los expertos.

Desvignes, junto con el biólogo de la UO John Postlethwait, visitaron un pequeño fiordo en la Península Antártica Occidental para estudiar un grupo único de peces, llamados nototenioides. El equipo estaba intrigado por este pez porque acudió en masa al Océano Antártico desde el Atlántico y evolucionó para resistir las aguas gélidas.Los tumores son pálidos, rosados, elevados, ásperos y aparecieron en varios lugares del tronco y la cabeza.

Los tumores son pálidos, rosados, elevados, ásperos y aparecieron en varios lugares del tronco y la cabeza.

Esto incluye el desarrollo de una proteína especializada que evita que su sangre se congele. El fiordo suele estar lleno de impedimentos en la época del año que visitó el equipo, pero debido al aumento de las temperaturas, pudieron aventurarse y comenzar a pescar.

Los científicos estudiaron especímenes en Andcord Bay y Dallmann Bay. «Apenas cuando volvimos a poner la primera red de arrastre en cubierta, nos dimos cuenta de que una especie era realmente abundante y muchas de ellas tenían grandes tumores«, dijo Desvignes. «Cuando vimos eso, inmediatamente nos dimos cuenta de que teníamos que hacer algo», contó.

El equipo recolectó varios peces infectados y los llevó a un laboratorio para un análisis más detallado. Allí determinaron que los parásitos que causaban los tumores pertenecían a un género diferente al de otros parásitos implicados en casos anteriores de enfermedad de células X.

«Puede ser difícil atribuir un brote de enfermedad a una causa específica. Pero los ecosistemas antárticos son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático y están experimentando cambios especialmente rápidos», según los investigadores. «A medida que el hielo se derrite, por ejemplo, el agua cercana se vuelve menos salada. Y el agua del fondo donde viven estos nototenioides se está volviendo más cálida y fresca, especialmente rápido».

Desvignes sugiere que los peces pueden estar sintiendo presión a medida que las aguas se calientan y los ecosistemas cambian.

«El cambio climático también podría afectar el ciclo de vida del parásito, quizás haciéndolo más efectivo para propagarse e infectar», dijo. Otras explicaciones no relacionadas con el clima también podrían explicar el brote, pero el equipo dijo que se necesitan más datos antes de poder llegar a una conclusión concreta.

«Tal vez el parásito tiene un ciclo de vida largo y solo se manifiesta en un brote de enfermedad de vez en cuando, y podríamos haber estado allí por casualidad cuando eso sucedía», dijo Desvignes, que contó que debido al Covid-19 y la logística desafiante de visitar la Antártida, no han podido regresar al área desde entonces.

«Estamos preparando propuestas de proyectos para ir allí nuevamente y estudiar este brote específico, cómo evolucionó desde 2018 y explorar áreas adyacentes para tratar de ver si podemos detectar el patógeno en otros lugares y en otras especies», cerró Desvignes.

Fuente: Clarín.

Últimas noticias

Video: Desastre en Punta del Este: se incendió y derrumbó parte de un shopping y no hay luz en toda la ciudad.

https://www.youtube.com/watch?v=bzmBG8XWseU Un dramático momento se vive en la ciudad uruguaya de Punta del Este: un incendio originado en el supermercado Tienda Inglesa se extendió hacia...

Más noticias como esta