lunes, agosto 8, 2022
4 C
San Pedro

Los extraños del pelo largo

Tenés que leer..

Por Ernesto Edwards /Filósofo y periodista @FILOROCKER

“El Extraño del pelo largo” en el primigenio rock local aludía a uno de los símbolos más emblemáticos de la rebeldía

En 1968, poco antes de que se acuñara e instalara lo que conocimos como Rock Nacional, que ya se abría paso de la mano de Los Gatos, Almendra y Manal, un grupo conocido como La Joven Guardia, que lideraba el guitarrista y cantante Roque Narvaja, editaba “El Extraño del Pelo Largo”, un disco simple que se convertiría rápidamente en un éxito comercial de continua e intensa difusión en las radios de entonces. La anécdota de la época contaba que aunque fue editado por RCA (Vik) inicialmente se intentó colocarlo en la CBS, pero la discográfica se negó con el insostenible argumento de que no sonaba bien decir “pelo”; que lo que correspondía era “cabello”. Con el tiempo, también sabríamos de algo que era habitual en aquellos años: la autoría musical se registró a nombre de otro, aprovechándose de la juventud e inexperiencia del verdadero autor, el ya citado Narvaja.

Recordemos el contexto histórico de Argentina al momento de la aparición de “El extraño…”. Recién corría el segundo año del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía (1966 – 1970), un militar tradicionalista y fanático religioso que odiaba cualquier expresión de rebeldía y libertad, especialmente si procedía de los jóvenes, lo que provocó una constante persecución a todos los que se expresaban en esa dirección, y se identificaban con gestos, actitudes e indumentarias que los diferenciaban de lo aceptado y permitido por las instituciones imperantes en esos años. Uno de esos símbolos de resistencia era llevar el pelo largo por parte del sexo masculino, uno de los dos únicos géneros aceptados en esos años de restricciones y censura.

“El Extraño del Pelo Largo” sobrevivió las épocas, se instaló en el cancionero clásico de nuestro rock, y en los 80 tuvo dos memorables versiones: en 1983 por parte de la banda punk Los Violadores, y en 1987 con la muy recordada grabación hecha por Los Enanitos Verdes. Su inolvidable letra decía: “Vagando por la calle, mirando la gente pasar (gente pasar), el extraño del pelo largo sin preocupaciones va. Hay fuego en su mirada, y un poco de insatisfacción (insatisfacción) por una mujer que siempre quiso y nunca pudo amar, jamás, jamás. Inútil es que trates de entender o interpretar quizás sus actos. Él es un rey extraño, un rey del pelo largo”. Y cerraba con ese original recitado de Narvaja: “¿A dónde vas? Vuelvo a casa. Es muy temprano, ¿no?”

La sorpresa (o no tanto) sobrevendría un par de años después de su edición, ya en 1970, cuando al llevarse al cine, en el marco de una película musical juvenil, superficial y light, y usando exactamente el mismo nombre que la canción, es decir “El extraño del pelo largo”, la película sería protagonizada por Litto Nebbia, el pionero de nuestro rock, y otrora líder de Los Gatos, y además amigo personal de Roque Narvaja. La especulación del por qué de esta ausencia surgiría tiempo después, entre otras, cuando se conocería la tirria que provocaba en los militares el muy rebelde e ideologizado Roque Narvaja, quien no por nada debió exiliarse en España durante la última dictadura militar en la Argentina. Aunque, y he aquí la contradicción, La Joven Guardia un año antes había participado del filme “El profesor hippie”, protagonizada por Luis Sandrini, alguien que sí estaba bien visto por el régimen. Conviene mencionar que Narvaja, poco tiempo después, editaría un disco con canciones de protesta en el que ponderaría a los guerrilleros Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara. Todo un desafío para aquellos años convulsionados. No sería casual, además, la explicación del origen del nombre del primer grupo de Narvaja. En realidad, “La Joven Guardia” aludía a una novela del escritor soviético Aleksandr Fedéyev. Era demasiado para una casta militar que odiaba la libertad. Y los pelos largos.

En la actualidad, para mostrarse como rocker no se requiere un corte o largo de cabello determinado. No hace falta. Da lo mismo una cresta punk, los pelos hasta la cintura de muchos metaleros o incluso raparse o afeitarse la cabeza, entre tantas otras variantes. Sin embargo, la referencia quedó para siempre. Y varias canciones así lo testimonian, aludiendo al tema de maneras diversas.

Lo haría Litto Nebbia con “(No sé) Si tu pelo está mojado”, en clave romántica: “No sé si tu pelo está mojado por un beso que me has dado y no supe devolver…” Más decididos, Charly García junto a Nito Mestre, en Sui Generis, editarían en 1973 “Confesiones De Invierno”, para explicar en “Aprendizaje”, de qué se trataba la vida: “Aprendí a ser formal y cortés cortándome el pelo una vez por mes. Y si me aplazó la formalidad es que nunca me gustó la sociedad”.

Miguel Cantilo y Jorge Durietz, con el dúo Pedro y Pablo graban “Marcha de la Bronca”, denunciando a la dictadura de aquellos años: “Bronca pues entonces cuando quieren que me corte el pelo sin razón. Es mejor tener el pelo libre que la libertad con fijador”.

En 1982, año que sería recordado por el conflicto bélico con el Reino Unido buscando recuperar nuestras Islas Malvinas, Juan Carlos Baglietto graba el disco “Tiempos Difíciles”, que incluiría “Mirta de regreso”, una de las creaciones más representativas de la Trova Rosarina, contando una historia demasiado cercana: “…Mirta, contame cómo andás. Hacé de cuenta que estuve navegando. Es casi lo mismo, sólo cambia el paisaje. Abajo el mar, que nunca se ve. Arriba el cielo, el cielo raso. Y tu foto en la pared. La moda ha cambiado un poco, Mirta. Ya no hay ni un pelo largo. Todos parecen soldados. Me siento parado en un cementerio. Me recibió el frío y un nuevo gobierno. Mirta, no recuerdo ni tu cuerpo”.

Aunque con intenciones estéticas diferentes, Charly García, ya como solista, grabaría “Peluca telefónica” para criticar a alguien, con eso de “Papelón, sacate la gomina, pelá la brillantina”, y en “Raros peinados nuevos” ya estaba recibiendo a quienes serían los nuevos habitantes, y protagonistas, del rock nacional: Soda Stereo, para alertarlos: “Y si vas a la derecha, y cambiás hacia la izquierda, ¡adelante! Es mejor que estarse quieto, es mejor que ser un vigilante. Si me gustan las canciones de amor, y me gustan esos raros peinados nuevos”.

Con “Nena, me gustás así”, a través de Viejas Locas, el hoy malogrado Pity Álvarez vociferaba con su onda Stone: “Con el pelo despeinado, las lagañas colgando, y un agujero en el pantalón. Los labios despintados, los pelos de la perra sobre el chaleco de cordero marrón. Son las seis de la mañana, el timbre está sonando, y es el Pity que te quiere decir que ¡nena, me gustás así!”

Sí, en algún punto los que supimos, y elegimos, posicionarnos con el ideario del rock en cierto momento oscuro de la historia reciente nos sentimos observados y perseguidos por haber sido esos extraños del pelo largo

Últimas noticias

Video: Desastre en Punta del Este: se incendió y derrumbó parte de un shopping y no hay luz en toda la ciudad.

https://www.youtube.com/watch?v=bzmBG8XWseU Un dramático momento se vive en la ciudad uruguaya de Punta del Este: un incendio originado en el supermercado Tienda Inglesa se extendió hacia...

Más noticias como esta