lunes, diciembre 5, 2022
35.5 C
San Pedro

Campana: Piden la absolución de la mujer acusada del secuestro y asesinato de Matías Berardi

Tenés que leer..

La defensa de Alexia Souto Moyano, la mujer que es sometida a juicio por segunda vez por el secuestro extorsivo y asesinato de Matías Berardi, el adolescente de 16 años que fue capturado en Escobar, mantenido en cautiverio en Tigre y ejecutado en Campana en septiembre de 2010, pidió este jueves la absolución de su asistida, al alegar en el juicio que lleva adelante la Justicia Federal de San Martín.

Durante su exposición ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 3, la defensora oficial Diana Bergel pidió subsidiariamente que, de ser condenada, Souto Moyano reciba una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional como coautora del secuestro, cometido cuando ella era menor de edad.

La acusada fue absuelta en el primer juicio realizado en 2013, en el que fueron condenadas otras diez personas, entre ellas sus padres, a penas de entre 17 años de cárcel y prisión perpetua.

En el alegato, que comenzó pasadas las 9 en el marco de una audiencia virtual que se extendió por casi dos horas, la defensora expresó que «los verdaderos responsables del delito ya fueron identificados, fueron juzgados y hoy se encuentran cumpliendo una pena por el aberrante hecho que han cometido» y que «no se probó de ningún modo a lo largo de este juicio ni del anterior, algún aporte, algún acto ni algún comportamiento concreto por parte de Alexia en los hechos que se están investigando».

«Tampoco se probó el conocimiento de ella acerca de la presencia de Matías en el lugar, todo lo que se sostuvo en este debate entiendo que son meras especulaciones: `debió haber escuchado, ‘debió saber’ pero nada de esto se probó señores jueces, menos alguna acción», agregó.

La defensora oficial explicó las diferencias entre la situación de su defendida y la de su hermana, tía y padres, ya condenados: «A ellos sí se les probó un comportamiento específico, se les probó un grado de participación en estos hechos, actos y roles concretos, eso quedó plasmado en la sentencia y en contra de ellos sí hubo pruebas, en el caso de Alexia no existen pruebas», dijo.

Por tal motivo, Bergel solicitó al tribunal que, en caso de no absolver a su asistida, «le imponga la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional», ya que desde que ocurrió el hecho se hizo cargo de sus hermanas menores, con las cuales formó una familia, trabaja y realizó distintos tratamientos por las dificultades familiares que atravesó.

Por último, la letrada destacó que «Alexia fue la única de todos los imputados que decidió hablar. Nadie, ni siquiera su familia, tuvo ese coraje, ni sus padres alzaron la voz en ese juicio para decir ‘mi hija no tuvo nada que ver’ pese a las expectativas que tenía la defensa».

«Entiendo que los jueces tienen que valorar de forma positiva que ella decidió contar su verdad, exponer ante todos y narrar su problemática familiar. Esto lo logro después de mucho tiempo, mucho dolor, superación personal, tratamientos para lograr romper la dependencia afectiva y emocional que tiene con su familia», añadió la defensora, quien agregó que «Alexia se conmovió frente al dolor de la familia Berardi y lo manifestó» y «tuvo el valor de mirar a los ojos a los jueces y decir que su familia es la responsable de toda esta tragedia».

Tras el alegato de la defensa, el TOF 3 pasó a un cuarto intermedio hasta el 10 de noviembre a las 9, cuando escuchará las últimas palabras de la acusada y darán a conocer su veredicto.

En jornadas anteriores, también al alegar en el juicio, el fiscal Eduardo Codesido pidió que Souto Moyano sea condenada a 6 años y 8 meses de prisión por el delito de «secuestro extorsivo agravado por el empleo de arma de fuego, por tratarse la víctima de un menor de edad y por el número de intervinientes», mientras que los abogados Eduardo Durañona y Santiago de Jesús, representante de la familia Berardi, requirieron una pena de 20 años de cárcel y su inmediata detención por «secuestro extorsivo seguido de muerte agravado por tratarse la víctima de un menor de 18 años y por la cantidad de partícipes».

Con 16 años, Matías Berardi era el mayor de cuatro hermanos y cursaba el quinto año del colegio Saint George de Escobar cuando la madrugada del 28 de septiembre de 2010 regresaba de una fiesta de egresados en la Capital Federal y se bajó de una combi en Panamericana y Ruta 26 para volver a su casa en ese partido del norte del conurbano.

Según surgió de la investigación, Matías fue secuestrado por un clan familiar que lo mantuvo en cautiverio en una casa de la avenida Sarmiento 407 de Benavídez, partido de Tigre, desde donde se realizaron los primeros llamados extorsivos a sus padres para exigirles un rescate de 30.000 pesos.

Pero tras pasar 14 horas cautivo, el adolescente logró escapar, salió a la calle y pidió ayuda a los vecinos, a quienes les dijo que lo tenían secuestrado, aunque no logró que nadie lo refugiara y la banda lo recapturó y decidió asesinarlo.

No obstante, antes de hacerlo, los secuestradores llamaron por última vez para saber cuánta plata había reunido la familia, que exigió una prueba de vida que nunca llegó.

El cadáver de Berardi fue hallado al día siguiente en un camino de tierra a 300 metros de la ruta 6, en Campana con un tiro efectuado con una pistola 11.25, que ingresó por el omóplato derecho y le ocasionó la muerte.

En el primer juicio de 2013, el TOF 3 de San Martín condenó a prisión perpetua al herrero Richard Souto -padre de Alexia- y a Néstor Maidana, Damián Sack, Gabriel Figueroa y Gonzalo Álvarez.

También a penas de 24 años de prisión a Ana Moyano -madre de Alexia-; a 17 años de cárcel a Jennifer Souto Moyano; a 19 a Celeste Moyano; a 21 a Federico Maidana y a 18 a Elías Vivas.

Los jueces de aquel debate no pudieron comprobar que Alexia Souto Moyano haya estado en el galpón donde estuvo cautiva la víctima, por lo que la absolvieron, aunque en 2016 esa decisión fue revocada. Télam.

Últimas noticias

VIDEO: Stephen Curry encesta 5 veces seguidas desde 30 metros

´The Chef´ volvió a sorprender al mundo de la NBA: en el campo del entrenamiento de los Warriors hizo una demostración de su tiro, no tiene quién lo supere

Más noticias como esta