martes, junio 25, 2024
6.6 C
San Pedro

El director argentino que llegó a Hollywood: charlas con Demi Moore, recuerdos rosarinos y un rodaje embrujado

Tenés que leer..

Triunfar en Hollywood es lo máximo que puede llegar alguien relacionado con el mundo audiovisual. Esa tierra lejana, ubicada bien al norte del mundo, es un destino elegido por muchos que buscan conseguir fama. Hay una realidad: muy pocos llegan. El realizador Felipe “Chucky” Martínez Carbonell es argentino y con solo 32 años está, de a poco, consiguiendo lo que imaginó cuando era muy chico y disfrutaba sin parar las películas de terror del maligno muñeco.

“Estoy viviendo mi sueño”, aseguró, en una charla en la que recordó su pasado en Rosario, habló sobre cómo es para un argentino ganarse un lugar en el exterior, y sobre todo, contó algunas anécdotas con las estrellas con las que trabajó como Demi MooreMichael Cain Hillary Duff, entre otros.

Quién es “Chucky” Martínez Carbonell, el cineasta rosarino que llegó a Hollywood

Felipe Martínez Carbonell nació en Rosario, Santa Fe, el 21 de octubre de 1990, donde se nutrió del arte cinematográfico a partir de lo que lo rodeaba. Su abuelo era Gonzalo Martínez Carbonell, un coleccionista de arte y filántropo cultural muy reconocido que murió en 2005 y dejó una huella profunda en él. “En ese ambiente se celebraba la expresión y la creatividad”, apunta la bio del realizador, sobre lo que vivía en su casa cuando era un nene.

Al recibirse de productor de cine y televisión en la ciudad santafesina, en las aulas de la EPCTV (Escuela Provincial de Cine y TV de Rosario), inició su trabajo formal en la productora Hemisferio Films y en 2014 emprendió viaje a un desafío difícil: Hollywood. “Después de laburar en Rosario teniendo varios trabajos publicitarios y hacer algunos cortos decidí irme para los Estados Unidos, a Los Ángeles, a estudiar a UCLA”, indicó.

Felipe Martínez Carbonell, en un rodaje. (Foto: web oficial de Felipe Martínez Carbonell)
Felipe Martínez Carbonell, en un rodaje. (Foto: web oficial de Felipe Martínez Carbonell)

El realizador comentó que hizo varias pasantías donde estudió, empezó a trabajar leyendo guiones para que los productores ejecutivos decidieran hacer las películas o no, una tarea algo engorrosa. Ya instalado en Los Ángeles, desembarcó como productor en la compañía Defiant Pictures. Allí se empezó a codear con estrellas de las más altas de la esfera del espectáculo: Shirley MacLaineJessica LangeDemi Moore, Hillary Duff, Michael Caine, entre otros.

“¿Cómo te llevaste con el ego de estas figuras?”, buscó saber este medio. “Yo estaba como productor y la experiencia fue increíble. Compartía con ellos momentos en sus casas. Fue una experiencia que me alimentó un montón. Me sirvió como back up no para poder seguir produciendo y creando más historias”, comentó.

Acerca de la forma en la que trata con gente tan famosa, el cineasta habló de lo terrenal que es en realidad ese universo. “Uno va con la idea que son estrellas, pero después uno los conoce y te das cuenta de que son personas de carne y hueso como uno. Que lo que uno comparte es el amor al arte, a contar historias y a hacer películas. Que eso es lo que nos conecta”, definió.

La historia de un rodaje “embrujado”

Carbonell se focaliza principalmente en el terror, como en los cortos Perseguidos Retrato Imaginario, entre otros. Es por eso que, durante la filmación de una película que se llamó The Haunting of Sharon Tate tuvo una experiencia que rozó lo paranormal. “Filmamos esta película en la verdadera casa de (Roman) Polanski, donde sucedió realmente el asesinato de Sharon Tate. Fue muy creepy estar en la locación donde a ella la mataron”, recordó.

El crimen brutal de la esposa del reconocido director fue un cimbronazo para el mundo de Hollywood a fines de los ‘60. Los integrantes del clan Manson fueron salvajes con la actriz, que estaba embarazada y le faltaban dos semanas para tener a su bebé: la acuchillaron 16 veces.

Felipe Martínez Carbonell es productor y director de cine. (Foto: web oficial de Felipe Martínez Carbonell)
Felipe Martínez Carbonell es productor y director de cine. (Foto: web oficial de Felipe Martínez Carbonell)

“En un momento -continuó Carbonell- tuve que ir a la casa de una de las actrices de la película en Beverly Hills. Resulta que había cargado la batería de una de las cámaras toda la noche. Teníamos que hacer unas entrevistas, tipo behind the scenes, y cuando llego, la batería se muere. Pongo la cámara, prendo y no andaba. ‘Voy a quedar muy mal delante de esta gente’, pensé obviamente. Había todo un equipo que dependía de esto. No sabía cómo decirle. Pensé que me iban a matar”.

Tratando de dar una versión creíble, Carbonell les contó que cargó la batería, pero que no había forma de que no cargara. “Todos me miraban que no lo podían creer y una de las actrices por suerte calmó las aguas”, comentó. El remate, igualmente, fue inesperado para el director. “‘Esta casa está embrujada. Me pasaron cosas muy extrañas acá’, me comentó. Gracias a ese aporte, hizo que todo fluya y dejamos lo que había que hacer para otro día”, rememoró, todavía con un dejo de sorpresa por lo que experimentó.

Entre el género del terror, el recuerdo de Rosario y el sueño de ganar un Oscar

De acuerdo a lo que Carbonell contó, su presente sigue estando inmerso en el género del terror. “Estoy detrás de una producción entre Argentina y Estados Unidos y, por eso, ahora estoy elaborando el guion. También busco inversores privados porque es un poco más grande y en escala”, definió.

A Carbonell lo llaman Chucky por su fanatismo exacerbado del excéntrico personaje de una conocida franquicia. “Cuando era chico era fanático de Chucky. Me la pasaba mirándola. El apodo viene un poco de ahí, pero también de que, cuando era más chico, también me parecía a Chucky”, comentó con una carcajada.

“¿Cómo te sentís viviendo en la meca del espectáculo del mundo?”, preguntó este medio. “Cada vez que me despierto en Los Ángeles, me levanto y veo las montañas es como decir ‘wow, estoy viviendo mi sueño’. Es eso de que cuando yo era chico era algo que siempre soñaba. Estoy acá en la meca del cine y la verdad está buenísimo, andar por la autopista, ver el cartel de Hollywood y respirar esta ciudad que es tan particular”, lanzó.

El día en el que a Felipe Martínez Carbonell le dieron la ciudadanía de los Estados Unidos. (Foto: Instagram/felipemartinezcarbonell)
El día en el que a Felipe Martínez Carbonell le dieron la ciudadanía de los Estados Unidos. (Foto: Instagram/felipemartinezcarbonell)

Carbonell vive de su pequeña empresa audiovisual, de su profesión, con la que vende servicios producción, publicidad y posproducción. Instalado en los Estados Unidos, no olvida a Rosario e intenta no ahondar en la mirada fácil contra una sociedad complicada por la violencia narco.

“Trato de no ser tan crítico de mis orígenes y entender que los dos países tienen sus problemas. No hay lugar perfecto. Ambas ciudades tienen sus temas sociales, políticos y económicos. Al venir de Rosario vengo con muchas herramientas que quizás uno acá no está acostumbrado. Acá no necesitás desarrollar ciertas cosas cuando en la Argentina sí, entonces uno viene desarrollado de otra forma hasta acá”, manifestó.

La posibilidad de lograr lo máximo está siempre en el horizonte de alguien que pretende progresar. Como le sucede a Carbonell. “¿Cuál es tu máxima aspiración dentro de tu trabajo en Hollywood?”. “Es poder seguir contando las historias que quiero, tener los recursos para su éxito, y que se puedan disfrutar. También, un sueño grande, es ojalá algún día pueda ganar un Oscar”, cerró.

Últimas noticias

San Pedro: Joven detenido por robarle a una anciana y la caía le produjo fractura de cadera.

En las últimas horas detuvieron al autor del robo a una mujer de unos 75 años. Personal Grupo Táctico...

Más noticias como esta