martes, junio 25, 2024
6.6 C
San Pedro

El hospital fantasma de Haití: familias abandonan a sus hijos con discapacidad porque nadie puede atenderlos

Tenés que leer..

Una beba con discapacidad está recostada en una silla. Arropada apenas por un vestidito blanco, duerme tranquila. Detrás de ella, una mamadera es la prueba de que alguien la cuida en ese enorme edificio fantasma en que se ha convertido el Hospital General de la Universidad de Puerto Príncipe, el más grande e importante de la capital de Haití.

La niña fue abandonada ahí hace varios meses. No es la única. Con ella pasan sus días Nannan, de 12 años, y Cacu, de 10. Ellos también son discapacitados. Sus familias los dejaron allí hace mucho tiempo. Se desentendieron de ellos desde que en diciembre, hace ya más de cinco meses, una huelga de médicos y trabajadores de la salud paralizó el hospital.

Desde entonces, el mayor centro asistencial de la capital haitiana es un edificio fantasma. Nannan, Cacu y la beba de la que nadie conoce su nombre están desamparados. Los cuida una antigua empleada de limpieza del lugar, Lor Mancia Merisier, y otros trabajadores que se turnan para atenderlos, llevarles comida y acompañarlos.

“En el hospital no hay un solo médico. No funciona nada. Ni la emergencia. Solo hay gente enferma que no tiene donde ir, algunos hombres baleados y niños abandonados”, dijo a TN el periodista haitiano Jeremy Dupin, que visitó a fines de mayo el centro asistencial más grande de Puerto Príncipe.

La beba sin nombre abandonada en el Hospital General de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)
La beba sin nombre abandonada en el Hospital General de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)

Haití, un país dominado por la anarquía y la violencia y donde el acceso a la salud es un milagro

La anarquía es la reina absoluta del país. Tras el asesinado del presidente Jovenel Moise a mediados de 2021, el país cayó en el dominio de bandas armadas que se disputan el poder en los barrios de Puerto Príncipe y las principales ciudades del interior, ya devastadas por los terremotos del 2010 y 2021, la violencia y la pandemia de covid.

Haití hoy es sinónimo de miseria y caos. El acceso a la salud depende de un milagro. El abandono del Hospital General de la Universidad de Puerto Príncipe arrastra a todo el sistema. Quien no tiene dinero para pagar una clínica privada queda desamparado. “Hay otros hospitales especializados, como el de enfermedades infecciosas y la maternidad, pero su capacidad está desbordada”, contó Dupin.

Caminar por los pasillos del hospital fantasma es una experiencia triste. “El abandono está simbolizado por esas camas vacías y el silencio absoluto. No hay nada y nadie, absolutamente nadie, para atender a un paciente. La farmacia está vacía y no hay nada para salvar una vida en caso de emergencia. Solo hay algunos pocos voluntarios que atienden a los niños abandonados, algún familiar que cuida a un enfermo y grupos de religiosos que llevan comida”, dijo el periodista.

Nannan, uno de los niños abandonados en el principal hospital de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)
Nannan, uno de los niños abandonados en el principal hospital de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)

Una de esas voluntarias, Lor Mancia Merisier, va todos los días a cuidar a Nannan, Cacu y la beba. “Estamos aquí con los niños porque somos madres y padres. No quiero que les suceda nada malo. Tomé el riesgo de venir hasta aquí porque ellos me importan”, confió la mujer en una entrevista con la televisión satelital qatarí Al Jazeera.

Dupin recorrió los pasillos y habló con la gente que vive en este enorme hospital abandonado. “Todo empezó en diciembre con un paro por reclamo de aumentos salariales y mejores condiciones laborales. Muchísimas personas murieron aquí desde entonces. Muchos pacientes se quedaron porque no tenían a dónde ir. No tenían otra opción. Otros fueron abandonados por sus familias”, dijo.

Entre estos pacientes hay heridos de bala. Son víctimas inocentes de los continuos enfrentamientos armados entre bandas rivales que se reparten el dominio de los barrios de la capital. También hay personas heridas en accidentes. Se quedan ahí con la esperanza de que algún día alguien pueda atenderlos.

Lor Mancia Merisier cuida a Nannan, uno de los tantos niños abandonados que viven en el Hospital General Universitario de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)
Lor Mancia Merisier cuida a Nannan, uno de los tantos niños abandonados que viven en el Hospital General Universitario de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)

Los haitianos están preocupados por la inseguridad y nadie habla de la crisis sanitaria

Recién a fines de mayo, un reducido grupo de pediatras se acercó al hospital para ver a los niños. Pero desde entonces no volvieron.

El panorama es desolador. “Pero a nadie le importa. No se habla de la salud en los medios locales. No es importante. La gente está preocupada por la inseguridad”, dijo Dupin.

“Es una crisis enorme. Esta situación no solo se vive en Puerto Príncipe, sino en casi todo el país. Hay pocos centros hospitalarios y hay algunos en que los doctores ni siquiera pueden llegar por problemas de seguridad”, comentó.

La soledad del hospital fantasma de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)
La soledad del hospital fantasma de Puerto Príncipe (Foto: cortesía Lagmí Chávez)

Los barrios de la capital están dominados por las pandillas. Cruzar de una zona a otra es una misión muy insegura. Los habitantes incluso arman barricadas en las calles principales para evitar que entren las bandas vecinas. Pocos médicos se animan a cruzar por territorios hostiles. Puerto Príncipe es hoy una ciudad en guerra.

“No hay seguridad. Nada es seguro en Puerto Príncipe”, concluyó Dupin.

Últimas noticias

San Pedro: Joven detenido por robarle a una anciana y la caía le produjo fractura de cadera.

En las últimas horas detuvieron al autor del robo a una mujer de unos 75 años. Personal Grupo Táctico...

Más noticias como esta