jueves, julio 18, 2024
14.4 C
San Pedro

La activista trans que es militante política y trabajadora sexual: “Mi revolución es ser puta”

Tenés que leer..

Sentada frente a una mesa que da al ventanal más grande de su casa, con el termo y el mate recién preparados, Vanesa Cufré encuentra el orden en su propio desorden. Detrás suyo, sus gatos desafían mostrándose las garras y pelean sin sentido. Ella, con un grito seco y contundente, detiene el conflicto y escribe.

La responsabilidad sexual se aprende. Se puede hablar de sexo e infecciones de transmisión sexual sin restarle erotismo y placer”, vuelca sobre un cuaderno que incorpora otras frases y palabras sueltas. Muchas de ellas son resaltadas en amarillo y otras coloreadas en rosa. Vanesa redacta un nuevo concepto: “La búsqueda erótica por excelencia es contactar más con la fantasía que con la pornografía”.

La mujer de 37 años, nacida en Villa María, provincia de Córdoba, criada por su abuela Josefa, expresa sus verdades desde el quinto piso de un edificio en el que vive y atiende a sus clientes. “Soy trabajadora sexual porque es un lugar incómodo para algunos. Es uno de los ejercicios laborales, en mi caso, más ligados al placer. Y a una retribución económica inmediata”, dice a TN.

Cada 2 de junio se celebra el Día Internacional de la Trabajadora Sexual, fecha en la que se homenajea a más de 100 trabajadoras sexuales que ocuparon la iglesia Saint-Nizier, en la localidad francesa de Lyon, con el objetivo de exponer su situación de vulnerabilidad debido a los abusos constantes por parte de la Policía.

Actualmente vive sola en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires (Foto: TN).
Actualmente vive sola en un departamento en la Ciudad de Buenos Aires (Foto: TN).

Vanesa es trabajadora sexual, activista y militante de la Federación Argentina LGBT y el Movimiento Evita. También es la mayor de ocho hermanos, comunicadora, escéptica, escritora, docente y vendedora de contenido erótico, aunque este último término la obliga a autodefinirse: “Mi revolución es ser puta”.

—¿Qué te enseñó el trabajo sexual?

—A cobrar antes. Otro aprendizaje: la superioridad numérica. No me subí jamás a un auto con tres tipos. Yo soy travesti y lidié con la malicia. Huelo la doble intención como también la buena onda.

—¿Cuál es el primer miedo que tiene una trabajadora sexual?

—A la Policía. En realidad no sabés si tenerle miedo o si van a querer tener sexo con vos. Por mi militancia y activismo siempre tuve una respuesta para darles, porque para ellos históricamente somos la vergüenza. Yo fui una de las primeras en denunciarlos en Villa María.

—¿Aún sigue pasando?

—Sí, sigue existiendo. No pudimos librarnos de ser la vergüenza social que te ponen cuando sos puta.

Vanesa destinó muchos años de su vida al activismo trans (Foto: Instagram @vane.cuf @explozionproductora).
Vanesa destinó muchos años de su vida al activismo trans (Foto: Instagram @vane.cuf @explozionproductora).

—¿Cómo definirías al trabajo sexual?

—Mirá, una cosa es ser trabajadora sexual y otra muy distinta es estar bajo una situación de prostitución. Para mí son dos cosas distintas. Alguien que decide hacer el trabajo sexual para vender su capital erótico frente a alguien que se siente subordinada por una situación que no puede controlar.

—¿Se sufre mucho?

—El dolor es inevitable y el sufrimiento es una elección. Hay momentos de dolor que debemos dejar fluir, pero luego de un momento de reflexión uno se sobrepone a las adversidades. Hubo distintos momentos en mi vida que me provocaron mucha tristeza.

—¿Cómo cuáles?

—El paso por una iglesia que me condenó toda la vida. Cuando se enteraron de que era puto me dijeron que estaba condenado al infierno. Después de aceptar mi identidad y decírselo a mi abuela no tuve episodios de crisis.

—¿Qué representa y significa tu abuela en tu vida?

—Ella me crio desde los 3 hasta los 14 años luego de que mis padres se separaran por una situación de violencia de género. El 80% de mi personalidad está marcada por las formas en las que me crio mi abuela.

—¿Y por qué vivías con ella y no volviste con tu mamá?

—Mi mamá no tenía posibilidades de saber qué era una familia. Creció en el medio del campo, en Santiago del Estero, y su mamá murió cuando tenía seis años. A veces uno madura y es padre de sus padres. Ahí entendés muchas cosas.

Vanesa, en la escuela primaria, acompañada por su abuela Josefa (Foto: TN).
Vanesa, en la escuela primaria, acompañada por su abuela Josefa (Foto: TN).

—¿Qué recuerdos tenés de tu infancia?

—Crecí en un pueblo al sur de Córdoba. La pampa gringa. Nací en un barrio pobre, acompañada por mi abuela, que fue la primera que supo todo antes de que el resto se diera cuenta. Ella me protegía más de lo que podía. Mi papá, en cambio, sabía, pero no lo quería ver.

—¿Qué te decía tu abuela?

—Que me crio para ser feliz, y que si yo era feliz, ella también. Era su nieta preferida. Lo sé y me lo demostraba. Me dijo que siempre me iban a estar mirando y calculando. Quiso hacerme entender que podía llevarme bien con todo el tiempo, pero por ser puto me iban a mirar.

—¿Y eso pasó en tu pueblo?

—Sí. Cuando me hice travesti estaban a los codazos mirándome. Tenía razón. Ella fue ladrillera y tuvo 15 hijos. Creó una personalidad muy fuerte y me transmitió eso: que siempre alguien iba a tener malicia hacía mi.

En su departamento posee una gran cantidad de libros (Foto: TN).
En su departamento posee una gran cantidad de libros (Foto: TN).

—¿Cuál fue el quiebre en tu vida?

—A los 14 años. Tuvo que ver con la práctica de escribir en un diario íntimo lo que me estaba pasando. No sabía si era mi orientación sexual, mi deseo, mi identidad. Sabía que algo no andaba funcionando. Tenía novias, sabía que podía tener un despertar sexual, pero no sucedía.

—¿Qué entendiste?

—Que no me gustaban las chicas como si me gustaban los chicos. Escribía todo eso en un diario íntimo que un día encontró mi madrastra, se lo mostró a mi papá y él me dijo: “No voy a vivir con un homosexual en mi casa”. Y me echó.

—¿Te echó?

—Sí, y estuve viviendo cuatro meses con mi mamá. Pero ella vivía una situación de violencia de género terrible con mi padrastro. Hasta hoy siento tristeza por saber lo que vivían mis hermanas. Eso más adelante nos unió. Cuando mi mamá se separó nos fuimos a vivir todas juntas e iniciamos un proceso de sanación.

—¿Y qué hiciste después de irte de la casa de tu mamá?

—Mi situación era grave. Yo tenía a nadie que me firme las cosas del colegio. Me cagaba de hambre y tuve que ir al campamento de ladrillos porque me dolía la panza. A los 16 años tuve mi primer cliente. Lo único que sentí es que me pagó en 20 minutos lo que ganaba en el campamento de ladrillos en un día. Luego estuve un año sin volver a estar con otro.

La transición de Vanesa y su acercamiento a la militancia

—¿En qué momento ocurrió tu transición?

—Por aquel entonces mi primo me llevó a un boliche gay. Ahora es mi prima trans. Y vi por primera vez una travesti. En esa confusión que yo tenía, que no sabía qué me pasaba, no estaba conforme con mi identidad. Y me pasó algo raro. A la semana dije: “Yo quiero ser esto”.

—¿De qué te diste cuenta?

—De que estaba sucediendo algo. No tenía que ver con si me gustaban las chicas o los chicos, era más profundo: se trataba de mi identidad de género.

Vanesa estudió Comunicación Social en Córdoba y desea finalizar la carrera en Buenos Aires (Foto: Instagram @vane.cuf).
Vanesa estudió Comunicación Social en Córdoba y desea finalizar la carrera en Buenos Aires (Foto: Instagram @vane.cuf).

—¿Cuál fue el siguiente paso?

—Empecé a acercarme poco a poco a las pibas trans. Me fui a vivir al centro de Villa María con otras chicas que conocí en el boliche, a 10 cuadras del lugar. Allí ocurrieron las primeras detenciones, los primeros enfrentamientos con la Policía. Luego volví a vivir con mis hermanas y mi vieja. A partir de ahí cambió mi expectativa de vida. Empecé a tener un proyecto, finalicé la escuela en un secundario nocturno y me acerqué a círculos de militancia.

—¿Qué participación tuviste en cuanto a la militancia y el activismo?

—Fui parte de transformaciones colectivas que me da mucha satisfacción personal. Me cansé de caer en cana y eso me cambió en lo sexual: hoy no me siento deseable sino deseante. Que mi deseo es el que avasalla al mundo. No estoy esperando la acción de otro hacia mí, sino que me muevo hacia eso.

—¿Cuál es la diferencia entre el activismo y la militancia?

—El activismo es poner tu granito de arena. La militancia es iniciar un proceso colectivo de transformación social. La militancia puede terminar, pero el activismo no. Después de militar más de 10 años tengo cristalizada mi vocación de comunicación. Soy una militante integral y me di cuenta de que lo mío es otra cosa: enfocarme en el ejercicio de comunicar. Me interesa la radio y la gráfica y tengo el proyecto de terminar la carrera de Comunicación Social que comencé en Córdoba.

—¿Sos de ahorrar o proyectar a largo plazo?

—Ahorro pero no proyecto. Pienso mi vida de manera anual. El pasado es imposible de traer y el futuro una promesa incierta. Nos queda únicamente el presente.

—¿Cómo convive el trabajo sexual con el deseo o el placer?

—En las leyes del comercio, incluido el mercado sexual, el deseo, el placer y la gratificación, no quedan fuera de la ecuación. Todo lo contrario, son los motores mismos de la existencia del mercado.

"Lo más difícil es amarse a uno mismo", dice la trabajadora sexual (Foto: Instagram @vane.cuf).
«Lo más difícil es amarse a uno mismo», dice la trabajadora sexual (Foto: Instagram @vane.cuf).

—¿Qué le responderías a alguien que te aconseja trabajar de otra cosa y que dejes la actividad sexual?

—Le respondería: ¿quién determina que el sexo tiene que ser gratis? Por otra parte nadie tiene que meterse en la cama de nadie. Yo no dejo que nadie lo haga en mi vida.

—¿Entendés al movimiento abolicionista que está en contra del trabajo sexual?

—Mirá, nos criaban diciéndonos que nos “busquemos un buen partido”. Ahora nos dicen que no somos aptas mentalmente para definir nuestra autonomía en el marco de las libertades. Pero lo dicen desde una posición radical desde el feminismo: “No puede elegir, pobrecita, no le da la cabeza”. Eso es punitivismo.

—¿Qué significa el amor para vos?

—Una cosa es estar enamorado y otra amar a alguien. Lo más difícil es amarse a una misma. Es el paso número uno para poder amar a otra persona.

Últimas noticias

Colón: Se lanzó una campaña para fomentar el uso racional de los medicamentos

La Secretaría de Salud y el Colegio de Farmacéuticos de Colón pusieron en marcha una campaña denominada “Uso Racional...

Más noticias como esta