viernes, abril 12, 2024
16.6 C
San Pedro

Rock y fuego, parte 2

Tenés que leer..

Por Ernesto Edwrads /Filósofo y periodista @FILOROCKER

También en inglés el fuego es metáfora recurrente en el rock

En la nota anterior destacábamos la metáfora del Fuego en el pensamiento heraclíteo, y su vínculo con el rock, especialmente en español. Pensador presocrático al que parece estar apoyando Enrique Bumbury cuando expresaba “Tanto vagar para no conservar ¡nunca nada!”

Una rápida y llana mirada acerca de la simbología del elemento Fuego en la Historia, y qué asociaciones dispara, no nos lleva muy lejos de una reconocible cronología: la guerra por el fuego, los cuatro elementos, los signos de Fuego en la astrología, los míticos y flamígeros dragones atravesando el cielo, la idea del fuego sagrado. Y, claro, el espanto de la purificación a través del fuego que alguna vez impulsó la horrorosa Inquisición.

Del modo que queramos verlo, en las diferentes culturas el fuego ha aparecido como metáfora de algo. Recordemos que los clásicos veían a la metáfora como la transposición de un nombre a una cosa distinta de la que tal nombre significa, implicando un sentido impropio o figurado en virtud de un vacío lexical que demanda un préstamo que sustituye tal ausencia. Y tanto en literatura como en las letras de rock, la metáfora del fuego ha estado siempre presente. Como aquella que traspasa la mera llama y una ramplona combustión. Va más allá, bordeando las cambiantes realidades personales tanto como sobre las emociones. Esas que comparte con la impronta del rock. 

Antes de recorrer la lista de canciones en inglés vinculadas con el tema, no pasa desapercibido que tenemos el curioso caso del catalán Mau Boada, un exartista circense y músico callejero que en su momento presentara un proyecto artístico personal denominado Esperit!, bajo cuyo nombre y como un multinstrumentista hombre – orquesta editó el álbum “Heráclito”, de factura alucinógena y efecto hipnótico, que con sus acordes variables e impredecibles, entre folk y samba remite al cambio permanente y eterno, en una realidad inasible, haciendo honor al contextualizador título del disco.

Ahora sí, cronológicamente (o no tanto) y sin solución de continuidad, la idea del fuego en todas las vertientes y expresiones del rock. Arranquemos con la famosa “Ring of Fire” (1963), con el Rey de la Música Country Johnny Cash, quien cantaba “El amor es una cosa ardiente, y hace un anillo de fuego, atado por el deseo salvaje”. Sí, así de pasional era todo.

El Rey del Rock, Elvis Presley, grababa “Burning Love” (Amor ardiente), para confesar, con toda su juvenil intensidad: “Señor Todopoderoso: siento mi temperatura subiendo, más alto, más alto. Me está quemando el alma”.

“Great Balls of Fire”, del excéntrico pianista y vocalista pelirrojo Jerry Lee Lewis. Sí, ese que se casó con su primita de 13, haciendo un explícito reconocimiento “Me sacudes los nervios y el cerebro. Mucho amor lleva a un hombre a la locura”.

“Play with Fire”, en versión The Rolling Stones, la banda activa más Antigua del mundo. Literalmente, jugar con fuego. Y ya sabemos qué puede suceder. Y también la advertencia: “Pero no juegues conmigo, porque estás jugando con fuego”.

“Fire”, por el virtuoso y malogrado violero Jimi Hendrix, a quien la iconografía rockera hace que muchos lo recuerden en esa escena ritual en la que el guitarrista ofrece su guitarra sacrificándola en un fuego que lo tiene de rodillas mientras invoca no sabemos qué. Será por ello que cantaba: “Sólo tengo un ardiente deseo: déjame pararme junto a tu fuego”.

“Firepower” (Poder de Fuego) y un Judas Priest que se juega: “Con las armas sacadas reclamamos el futuro. Para luego flitrarnos a través de la tempestad. Traer al enemigo para ser derrotado. Pulverizar desde el anochecer hasta el amanecer. …Apuntar al objetivo con láser y luces, liberando el disparador, pone la victoria a la vista. No hay tiempo para rezar o pedir perdón…” 

“Into The Fire” y “Smoke On The Water” son las canciones que sobre el tema desplegaron los de la legendaria banda Deep Purple. Especialmente la segunda ha sido su sello distintivo, que con sus primeros acordes cualquiera en este planeta ya sabía de qué se trataba. Y hasta conocía la historia que narraba: “Todos vinimos a Montreux, en la costa del lago Geneva, para hacer discos con un estudio móvil. …Estamos en el mejor lugar de los alrededores, pero algún estúpido con una pistola de bengalas quemó el lugar hasta los cimientos. Humo en el agua, fuego en el cielo…”

Loa metaleros de God Dethroned, originada en Países Bajos, graban “Fire”, como parte de la clásica temática del género. Y los de Thirteen Senses dicen lo suyo en “Into The Fire”: “Vamos, vamos, pon tus manos en el fuego”.

“Fire on the Mountain”, y la visión de Grateful Dead: “Corredor de larga distancia: ¿por qué estás ahí parado? Levántate, sal por la puerta. Estás tocando música fría en el suelo del bar. Ahogado en tu risa y muerto hasta la médula. Hay un dragón con cerillas que anda suelto por la ciudad”.

“Fire Your Guns” y todo el desenfreno de AC/DC: “Bestia salvaje, te haré mía. Prueba tu beso, dulces labios divinos. Ella tiene movimientos, gotas de sudor. Ella tiene ojos azules, curvas corporales. Piernas que te romperán los nervios. Fuego. Entonces ella te hará ahogarte”.

“Fire Woman” de The Cult: “Agita, sacude, sacúdelo. Herido, no puedo dormir, no puedo hacer nada bien, desde que puse mis ojos en ti. Te digo la verdad, girando como una llama en un baile lento, nena, me estás volviendo loco. Vamos, vamos ahora. Fuego, humo, ella está en ascenso”.

“Eternal Flame”, The Bangles, y una letra reveladora entre un manojo de preguntas: “Cierra los ojos, dame tu mano. ¿Sientes mi corazón latir? ¿Lo entiendes? ¿Sientes lo mismo? ¿Sólo estaré soñando? ¿Es el ardor una llama eterna? …Te miro cuando estás durmiendo…”

“Heráclito Tenía Razón (Síntesis de la Evolución Interna)”, por Mirkins y Skinny Rees, y valga como la mejor síntesis. Porque entre lánguidas canciones de amor o invitaciones a la guerra, emerge el fuego eterno siempre vivo que se enciende y se apaga según medida. Hasta que alguna vez no suceda más. Y quizás todo comience de nuevo. Claro que tenía razón.

Últimas noticias

Australia abrirá la temporada de la F1 en 2025 en lugar de Bahréin debido al Ramadán

La temporada de 24 carreras empezará el 16 de marzo en Melbourne y terminará el 7 de diciembre en...

Más noticias como esta