viernes, abril 12, 2024
16.6 C
San Pedro

Miuccia Prada, la mujer que recibió un negocio de familia y lo convirtió en un imperio

Tenés que leer..

Prada es una de las marcas más distinguidas y exitosas del negocio de la moda y la industria del lujo en general. Miuccia Prada, la dueña de este emporio, tuvo que lidiar con esta paradoja. Muy joven se destacó como activa militante feminista y se afilió al Partido Comunista y al mismo tiempo se sentía avergonzada de trabajar en la moda.

Mientras tanto estudió en la Universidad de Milán y obtuvo el doctorado en Ciencias Políticas. También estudió durante cinco años Artes Escénicas en el Piccolo Teatro de Milán, donde solía trabajar como mimo. Miuccia Prada amaba a las escritoras inglesas del siglo XIX, Jane Austen, las hermanas Brontë, incluso Mary Shelley y la criatura del doctor Frankenstein, cuya imagen usó a menudo con su proverbial sentido del humor y devoción por la cultura.

Se vestía con ropa de adolescente, faldas tableadas y chalecos, como uniformes de colegio, para no mezclarse con la multitud. Le gustaba mucho el cine, precisamente en la época de oro del cine italiano: Fellini, Antonioni, Luchino Visconti (cuya bisnieta, Verde Visconti, es la asistente personal de Miuccia desde hace más de veinte años).

Miuccia Prada y Raf Simons en Milán. (Foto:  EFE/EPA/PRADA PRESS OFFICE HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES/NO ARCHIVES)
Miuccia Prada y Raf Simons en Milán. (Foto: EFE/EPA/PRADA PRESS OFFICE HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES/NO ARCHIVES)

Prada, la empresa, comenzó como una pequeña boutique fundada por su abuelo, Mario Prada, en la Galería Vittorio Emanuele II, en Milán. La tienda se especializaba en cueros, bolsos, zapatos y maletas, con tal calidad y buen gusto que hacían los baúles para la familia real Italiana. Aun así seguía siendo un negocio familiar. A la muerte del abuelo lo heredó su hija, la madre de Miuccia, quien manejó la empresa hasta 1978. Maria Bianchi, como todavía firmaba, había hecho trabajos para las tiendas de Prada, pero cuando su madre puso la empresa en sus manos todo cambió. En 1993 creó Miu Miu, una compañía hermana de Prada, también con ropa atrevida de hombre y de mujer.

A esa altura ya se había casado con Patrizio Bertelli, especializado en cueros, a quien conoció como un rival en los negocios. Juntos hicieron una sociedad lo suficientemente poderosa como para figurar entre lo más alto de “La Gente Más Rica del Mundo” que investiga la revista Forbes. Él se ocupa de las finanzas y ella de las colecciones.

Miuccia Prada y Raf Simons en el Fashion Week de Milan (Foto: REUTERS/Alessandro Garofalo)
Miuccia Prada y Raf Simons en el Fashion Week de Milan (Foto: REUTERS/Alessandro Garofalo)Por: REUTERS

Miuccia Prada siempre quiso encontrar la manera de transmitir su filosofía a través de la ropa, pero sin decirlo: “si estás trabajando en el negocio del lujo es mejor cerrar la boca”. De hecho introdujo algunas novedades que sacudieron la industria. Rescató el nylon y lo usó como otros diseñadores lo harían con seda o cuero. La mochila de nylon y el bolso negro liso se convirtieron en símbolos de la marca de alto prestigio.

Creó el “ugly-look”, la moda fea, para discutir con hechos el concepto de la belleza. Fundó clubes de arte en el mismo edificio gigantesco que alberga la casa central de la empresa, en Milán. Contrató a directoras de cine para que filmaran cortos para un proyecto que estaba organizando: Relatos de Mujeres Miu Miu.

Uno de los artistas que trabajó en el diseño de los clubes de arte, Theaster Gates, definió la compañía como “ambiciosa, audaz, insensata, casi milagrosa”.

Últimas noticias

Australia abrirá la temporada de la F1 en 2025 en lugar de Bahréin debido al Ramadán

La temporada de 24 carreras empezará el 16 de marzo en Melbourne y terminará el 7 de diciembre en...

Más noticias como esta