viernes, abril 12, 2024
16.6 C
San Pedro

La bajante del Paraná en San Nicolás será más pronunciada en marzo

Tenés que leer..

El Instituto Nacional del Agua (INA) proyecta para el mes próximo una altura promedio para esta zona de 1,84 m. La medición de Prefectura Naval local arrojó este sábado un registro de 1,29 m. Las proyecciones del organismo para abril dan cuenta de una fuerte recuperación, promediando los 2,547 m. 

Durante la última semana de febrero y a lo largo de marzo se espera que las aguas del río Paraná continúen en descenso, con una marcada pronunciación en marzo. En tanto, en abril se producirá una notable recuperación del caudal del río en San Nicolás, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional del Agua. En San Nicolás, la altura del río este sábado fue de 1,29 metros, 6 centímetros menos que la marca del día anterior. A su vez, para abril dan cuenta de una fuerte recuperación, promediando los 2,547 m, a partir de las proyecciones aportadas por el organismo Instituto Nacional del Agua. Esto permitirá un respiro, luego de asistir a una bajante histórica.

La bajante abrupta llegó a la cabecera del delta y pronto dominará toda la región, como expresión de la fuerte variabilidad hidroclimática evidenciada en los últimos años. 

Está última semana de febrero y durante todo marzo predominarán niveles en aguas bajas en la región, en el marco del fenómeno climático El Niño, que si bien sigue su desarrollo típico, entró ya en su fase declinante.

Uno de los efectos cuantificables de la bajante es la dificultad en la navegación del río, lo que influye directamente en los costos logísticos. Debido a la escasa profundidad del canal de navegación, los buques deben cargar menos productos. Además, el descenso del río con la varadura de un buque granelero causó interrupciones en la Hidrovía.

El sábado 17 de febrero, el buque granjero Clara Insignia encalló en el kilómetro 338 del río Paraná, al sur de San Nicolás. El lunes 20, tras la intervención de tres remolcadores, pudo ser liberado, para restablecer la navegación en horas de la tarde del martes 21. Diversas dragas tuvieron que trabajar para restaurar las condiciones del río en pasos considerados críticos, como Alvear, Las Hermanas y Paraguayo.



Costos logísticos 

Uno de los impactos cuantificables de este desastre natural tiene que ver con la dificultad en la navegabilidad del río y su consecuente efecto en los costos logísticos. La disminución en el nivel del río Paraná complica la logística de transporte de granos a través de la Vía Navegable Troncal (VNT). Esto ha resultado en la situación de múltiples buques cargados con productos agrícolas que se encuentran anclados con más de 10 metros de calado y que no pueden navegar debido a la falta de profundidad en ciertos tramos de la ruta fluvial. Esta situación lleva a que más barcos deban completar sus cargas en otros puertos. 

Además de los aspectos productivos, la baja altura del río conlleva situaciones que afectan directamente al medioambiente. Entre estas se incluyen un mayor riesgo de incendios en pastizales, cambios en el paisaje con la reducción de brazos fluviales o la formación de bancos de arena que se convierten en islas, así como la proliferación de nuevas malezas o especies invasoras.

La baja en el nivel del río Paraná impacta no solo en la exportación de granos, sino también en otros sectores económicos, como la pesca artesanal, que es vital para el sustento de miles de familias.

Fuente:Diario El Norte

Últimas noticias

Australia abrirá la temporada de la F1 en 2025 en lugar de Bahréin debido al Ramadán

La temporada de 24 carreras empezará el 16 de marzo en Melbourne y terminará el 7 de diciembre en...

Más noticias como esta