viernes, julio 12, 2024
7.7 C
San Pedro

La policía desaloja de la Universidad de Columbia a los estudiantes que protestan contra la guerra de Israel en Gaza y detiene a unas 300 personas

Tenés que leer..

La tensión en las universidades de Estados Unidos por la guerra en Gaza sigue en aumento, con desalojos, detenciones y enfrentamientos, y la expansión de las movilizaciones estudiantiles que exigen el boicot a empresas e individuos con vínculos con Israel por más de 25 campus de al menos 21 estados.

Este martes por la noche toda la atención estaba centrada en la costa este, donde las fuerzas de seguridad desalojaron de un edificio de la Universidad de Columbia, en Nueva York, a varios alumnos atrincherados y llevaron a cabo unas 300 detenciones.

Pero no tardó en desplazarse al otro extremo del país, cuando en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) se empezaron a registrar enfrentamientos entre estudiantes acampados por la misma causa desde el jueves y contramanifestantes pro-Israel.

De acuerdo a testigos y medios que se encontraban en el lugar, los choques en UCLA empezaron cuando contramanifestantes proisraelíes con capuchas y máscaras blancas aparecieron en el campus a alrededor de las 22:00 hora local. Imágenes grabadas en la escena los muestran arrojando objetos contra los manifestantes propalestinos y tratando de derribar las vallas del perímetro de seguridad que rodea la acampada.

Ya el domingo se habían registrado escaramuzas entre ambos grupos, y la tensión había ido creciendo desde entonces.

«Cualquiera que sea el sentimiento que uno tenga sobre el campamento, este ataque contra nuestros estudiantes, profesorado y miembros de la comunidad fue absolutamente inaceptable», expresó este miércoles el rector de UCLA, Gene Block, en un comunicado.

E informó que la universidad está reuniendo información sobre lo ocurrido el martes por la noche y que llevará a cabo una investigación a fondo que «podría conducir a arrestos, expulsiones y suspensiones».

Manifestante en UCLA

El martes la universidad declaró ilegal el campamento contra la guerra e informó que participar en ella podría suponer la suspensión y, «después de un debido proceso de investigación de la conducta del estudiante, podría desembocar en la expulsión».

Ese mismo día se supo que el comité del Congreso que investiga actos de antisemitismo llamaría a declarar al rector Block. El 23 de mayo tendrá que testificar, junto a representantes de otras instituciones de educación superior, sobre las acciones de su centro para frenar el posible prejuicio y acoso a estudiantes judíos.

Ante los enfrentamientos, que la vicerrectora de Comunicaciones Estratégicas, Mary Osako, describió como «horribles actos de violencia”, los administradores de UCLA llamaron a la policía.

Y esta “respondió inmediatamente” a una solicitud de apoyo de la universidad, según la oficina de la alcaldesa de Los Ángeles, Karen Bass.

Aunque varias fuentes presentes subrayan que los agentes no intervinieron hasta pasadas varias horas desde la llegada de los contramanifestantes.

Como resultado, las clases fueron canceladas este miércoles y las autoridades de UCLA anunciaron que algunas partes del campus permanecerán cerradas hasta el lunes.

El operativo en Columbia

En el otro extremo del país, en el campus de la Universidad de Columbia, en Nueva York, imágenes de televisión mostraron en la noche del martes a numerosos agentes subidos en un vehículo de aspecto militar y accediendo al edificio Hamilton del campus a través de una ventana.

Mientras, cientos de efectivos rodeaban las inmediaciones del centro educativo, donde también había numerosos manifestantes, que coreaban «vergüenza para Columbia».

Varios autobuses de la policía abandonaron el campus cargado con lo que presumiblemente son los manifestantes detenidos, a los que jaleaban otros jóvenes presentes que no han sido arrestados, informó la periodista de la BBC Nomia Iqbal desde el lugar.

Pocas horas después de iniciada la intervención, el Departamento de Policía de Nueva York confirmó que todos los manifestantes habían sido desalojados del Hamilton Hall.

Este miércoles la policía de Nueva York informó que el número de detenidos asciende a 300.

«Esta drástica escalada de muchos meses de protestas llevó a la universidad al borde del abismo, creando un ambiente perturbador para todos y elevando los riesgos para la seguridad a un nivel intolerable», dijo este miércoles el presidente de la Universidad de Columbia, Minouche Shafik.

Shafik, quien asumió el cargo en julio, llamó a la calma a través de un comunicado.

Nueva York
Pie de foto,Los agentes entrando en Columbia por una ventana.

Esta es la segunda vez que la policía interviene en Columbia en menos de dos semanas para aplacar las protestas contra la ofensiva militar israelí en Gaza.

Las protestas se habían intensificado en la madrugada del martes cuando los manifestantes propalestinos se atrincheraron en el Hamilton Hall, que rebautizaron con el nombre de Hind Rajab, una niña de 6 años encontrada muerta en Gaza a principios de este año.

Esto ocurrió después de que algunos estudiantes fueran suspendidos por la universidad por desafiar la hora límite del lunes dada por las autoridades para que abandonaran el campamento montado en el campus.

Nueva York
Pie de foto,El vehículo en el que llegaron algunos agentes a la Universidad de Columbia.

«Absolutamente equivocado»

La Universidad de Columbia emitió este martes un comunicado en el que confirmó que la policía había llegado a las 9pm al campus a petición de las autoridades universitarias para «restablecer el orden y la seguridad».

«Después de que la universidad supo que el Hamilton Hall había sido ocupado, atacado y bloqueado, nos quedamos sin elección», continúa el texto, que lamenta que «los estudiantes hayan elegido escalar la situación».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo este martes que la toma Hamilton Hall fue «un abordaje absolutamente equivocado» por parte de los estudiantes.

El mandatario demócrata se ha opuesto a «las difamaciones repugnantes y antisemitas y la retórica violenta» toda su vida, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Andrew Bates.

Biden «respeta el derecho a la libre expresión», afirmó Bates, pero las protestas deben ser «pacíficas y legales».

«Tomar el control del edificio por la fuerza no es pacífico, está mal», añadió Bates.

«Y el discurso de odio y los símbolos de odio no tienen cabida en EE.UU.», dijo.

El expresidente republicano Donald Trump calificó la ocupación como «las protestas de Biden».

«Todo es causado por él porque no sabe hablar. No puede juntar dos oraciones. Tiene que salir y hacer una declaración porque las universidades están siendo invadidas en este país», dijo.

El campus de la Universidad de Columbia en Nueva York ha sido uno de los epicentros de la ola de protestas por Gaza, pero no el único.

La movilización estudiantil para denunciar las acciones de Israel en la Franja y exigir a sus respectivos centros universitarios que se desvinculen con las empresas y los individuos que se lucran con la guerra se ha extendido por más de 25 campus de al menos 21 estados, y se ha saldado con más de un millar de detenidos.

Mientras, los republicanos, con Trump a la cabeza, censuran a quienes protestan, a los que acusan directamente de antisemitismo, el presidente Biden ha rechazado las acciones de fuerza de los estudiantes, al tiempo que su gobierno lleva semanas pidiendo a Israel que haga más por garantizar los derechos humanos y la entrega de ayuda humanitaria en la franja.

La incursión de las fuerzas israelíes en Gaza comenzó como represalia al ataque del 7 de octubre de militantes de Hamás que acabó con 1.200 muertos y la toma de 240 rehenes, y se ha cobrado hasta el momento la vida de más de 34.000 palestinos, según el Ministerio de Salud de la Franja.

De acuerdo a Naciones Unidas, hay unos 2 millones de civiles al borde de la hambruna.

Ocupantes bloquean una puerta con una mesa dentro del edificio.
Pie de foto,El martes de madrugada los manifestantes utilizaron sillas, mesas y cuerdas para asegurar las puertas del edificio que ocuparon.
Últimas noticias

Escobar: Kicillof inauguró un jardín de infantes y un centro de salud 

“Es imprescindible impulsar la educación y la salud pública, tomando un rol protagónico con un Estado presente”, remarcó el gobernador.

Más noticias como esta