Escobar: Creciente preocupación oficial por la invasión de ardillas en Loma Verde

El Ministerio de Ambiente alertó que su proliferación está fuera de control en distintos puntos de la provincia y el país. Uno de ellos es Escobar. Cada vez son más frecuentes los cortes de electricidad e internet por cables mordidos.

Publicado el 15/05/2021 a las 06:06 Hs.

Pese a su simpático aspecto y comportamiento, la presencia de las ardillas en sitios inapropiados representa un problema verdaderamente serio. No sólo para la salud humana, por su capacidad de transmitir enfermedades, sino también por el daño que provocan al destruir cables de electricidad o de fibra óptica con su afilada mordida. Esta situación ya no es una novedad, pero resulta cada vez más preocupante y el partido de Escobar es uno de los lugares más comprometidos con esta problemática.

En declaraciones al canal Todo Noticias, la secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Florencia Gómez, alertó sobre el riesgo sanitario y productivo que implica la creciente proliferación de las ardillas de vientre rojo en CABA, provincia de Buenos Aires y otros sectores del país.

Al respecto, la funcionaria dijo que se ven cada vez más y aconsejó que quienes se encuentren con ellas no las alimenten ni las tomen como mascotas, al tiempo que pidió que denuncien su presencia al Ministerio de Ambiente o a la Dirección de Zoonosis local.

“Es una especie exótica invasora, fue traída a Luján en 1970 con fines ornamentales y se habla de que son invasoras porque encuentran un nicho en el cual expandirse porque no tienen predadores”, detalló Gómez, quien explicó que ese animal se encuentra en un listado que indica su grado de invasividad y que su “simpatía” la ayuda a no ser combatida.

Por otra parte, explicó que su multiplicación implica un riesgo sanitario y que también puede atentar con la productividad.

“Constituyen un peligro para la salud humana porque pueden proliferar casos de leptospirosis por su orina y constituyen un peligro también por afectar los sistemas productivos, porque para el desgaste de sus dientes pueden roer cables de luz y sistemas de riego”, describió la funcionaria.

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana que se transmite por la orina de animales infectados y las personas la contraen por el contacto directo con esa orina o mediante el agua, el suelo o los alimentos contaminados con ella. La enfermedad puede tornarse grave y afectar el funcionamiento de los riñones y el hígado, así como causar la muerte.

En cuanto a los daños a las actividades productivas, Gómez destacó que en Mendoza se está vigilando la presencia de ardillas porque suelen roer los sistemas de riego, lo que puede perjudicar diferentes tipos de cultivos.

En Loma Verde, en tanto, ya es habitual que se produzcan cortes de luz por las mordeduras de las ardillas al tendido eléctrico. Lo mismo sucede con la fibra óptica que se usa para Internet. En esa localidad, ambos servicios son prestados por la Cooperativa Escobar Norte, que ya el año pasado alertó sobre esta creciente problemática.

“En el último mes sufrimos cinco cortes por la acción de las ardillas. Estamos cambiando los tramos afectados por fibra óptica antiroedor, que lentifica los daños pero no los erradica, si bien estamos trabajando contra la contingencia, la inversión que estos ataques demandan no son menores. Hacemos lo posible en cuanto a rapidez e inversión”, explicaron a El Día de Escobar desde la Cooperativa de Loma Verde.

“Roen todo lo que pueden. Hay casos de vecinos a los que le comieron hasta los caños del agua. A la red eléctrica la vienen dañando hace un año; y con la red de fibra el problema es mucho peor… porque con un solo pelo de la fibra dañado ya se corta la conectividad”, declaró a este portal el presidente de la Cooperativa, Raúl Lo Nigro. Esto fue en octubre de 2020 y la noticia fue levantada por decenas de medios nacionales.

“En el caso de la electricidad, nos han hecho saltar más de una vez los fusibles de los transformadores, porque se electrocutan y causan estos problemas. Incluso han llegado a hacer agujeros y meterse en tanques de agua, donde mueren ahogadas”, agregó en ese momento Lo Nigro.

Desde el Municipio señalaron que este tipo de ardilla no autóctona ha generado “una plaga en la región, ya que tiene una alta tasa de reproducción y no existen depredadores naturales”. “Su presencia aumenta cada vez más”, habían alertado, también el año pasado. Lejos de mejorar, la situación se agravó en los últimos meses.

https://www.eldiadeescobar.com.ar/