Iván Duque retira la polémica reforma tributaria tras la violencia en las protestas

Miles de colombianos salieron durante días a protestar contra la reforma tributaria, con la que se buscaba recaudar 6.300 millones de dólares
Publicado el 03/05/2021 a las 06:40 Hs.

El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció la retirada del polémico proyecto de reforma tributaria, principal detonante de varios días de protestas en varias ciudades del país que degeneraron en choques con la polícia y decenas de heridos en ambos lados. Duque dijo que a partir de ahora buscarán un nuevo plan «consensuado» en el Parlamento, para financiar los proyectos sociales del gobierno.

Antes de tomar esta medida, el presidente había anunciado el recurso al ejército para restaurar el orden en Bogotá y en otras ciudades, donde los disturbios habían superado en ocasiones las medidas de las fuerzas policiales. El rechazo por parte de algunos alcaldes a la presencia de militares en la calles fue otra de las razones que llevaron al presidente Duque a tirar finalmente la toalla con su polémica reforma fiscal.

Duque había anunciado el 1 de mayo por la noche el recurso a los militares, amparándose en un texto constitucional: «Conforme a la Política Marco de Convivencia y Seguridad Ciudadana, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas, la figura de asistencia militar seguirá vigente en los centros urbanos donde existe un alto riesgo para la integridad de los ciudadanos y donde se requiere emplear toda la capacidad del Estado para proteger a la población», dijo Duque. La figura, según el artículo 170 del Código Nacional de Policía, permite de manera transitoria que el Ejército salga a las calles, como parte de las medidas de contención y ante la imposibilidad de la policía de controlar el orden público y garantizar tanto la marcha pacífica, como la seguridad ciudadana.

El sábado por la noche la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, afirmó que no había solicitado ninguna militarización y que, a pesar de las dificultades del día, todo está bajo control de la policía. «La movilización pacífica fue mayoritaria y vibrante en Bogotá. Algunos actos vandálicos aislados obligaron la intervención policial. No se requiere, ni he solicitado, ninguna militarización», aseguró la alcaldesa de la capital de Colombia. Igualmente lo hizo el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, quien dijo que «Medellín no solicitará asistencia militar adicional».

El vandalismo en Bogotá no fue menor. Buses y estaciones de Transmilenio, la red de transporte masivo, fueron destruidas. Hubo saqueos en supermercados del centro de la ciudad y el emblemático Teatro Colón fue atacado por vándalos, en un gran desenfreno de violencia.

En Bogotá, el balance de cuatro días de protestas dejó un saldo de 72 civiles y 89 policías heridos, además de millonarias pérdidas económicas por las actos de vandalismo de delincuentes infiltrados entre los manifestantes, en su mayoría pacíficos. La reforma tributaria retirada buscaba recaudar 6.300 millones de dólares.

Poly Martínez / Bogotá

Fuente:abc.es